Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El voto municipal consolida la división étnica en Bosnia

Los nacionalistas serbios, croatas y bosnios se refuerzan en sus feudos

Lejos de cerrarse, las heridas que recorren el territorio de Bosnia-Herzegovina parecen ensancharse a 13 años del fin de la guerra. Las elecciones municipales celebradas ayer en el Estado balcánico son la radiografía de un país paralizado, existente casi sólo en los papeles, y cuyas distintas comunidades no están dispuestas a integrarse. Los partidos nacionalistas serbios, bosnio-musulmanes y croatas reforzaron posiciones en sus respectivos feudos. Las formaciones multiétnicas y defensoras del desarrollo del Estado unitario quedaron marginadas.

Algo más de tres millones de ciudadanos estaban convocados a las urnas para elegir a unos 140 alcaldes en las dos entidades que conforman el país, la serbia República Srpska y la federación bosnio-croata. Sin embargo, la campaña fue interpretada por las formaciones políticas como una medición de fuerzas de los distintos proyectos centrífugos, alentados por la declaración de independencia de Kosovo en febrero. Los asuntos locales fueron mayoritariamente descuidados.

La participación alcanzó el 55% y fue, significativamente, más elevada en las áreas rurales -muy sensibles a los discursos nacionalistas- que en las ciudades, donde se concentra el mayor número de partidarios de los proyectos de integración multiétnica. Varios analistas interpretaron la alta abstención en las ciudades como una señal de resignación ante el auge de los nacionalismos y la parálisis de las instituciones centrales.

A falta de completar el recuento, ayer se erguía como principal vencedor de la cita electoral el primer ministro, Milorad Dodik, líder de la comunidad serbia, cuyo partido se adjudicó 41 de las 60 alcaldías en juego en la República Srpska, triplicando los resultados de las anteriores elecciones. El Parlamento de ese territorio se refirió el pasado febrero a la posibilidad de convocar un referéndum sobre una secesión.

En la federación bosnio-croata, la formación musulmana nacionalista Partido de Acción Democrática se adjudicó 38 de las 80 alcaldías en juego, también mejorando su posición con respecto a 2004. Los nacionalistas croatas sumaron otras 16 en las zonas en donde su población es mayoritaria. El multiétnico y opositor Partido Socialdemócrata consiguió nueve municipios.

"Si esta dinámica continúa, las elecciones parlamentarias de 2010 serán un censo étnico de la población", declaró a la agencia Reuters Asim Mujkic, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Sarajevo. Una paradoja, vista la incapacidad del Estado bosnio de llevar a cabo un censo real, equilibrado y efectivo de su población a causa del desacuerdo entre las distintas entidades en la materia. Desacuerdos que también paralizan imprescindibles reformas en los sistemas judicial, educativo y policial, entre otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de octubre de 2008