Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | Los efectos en la Unión Europea

Irlanda garantiza por dos años los depósitos de sus seis grandes bancos

La iniciativa cubrirá con dinero del contribuyente más de 400.000 millones

El Gobierno irlandés se ha comprometido a garantizar los depósitos, bonos y cierto tipo de deuda de sus seis grandes bancos nacionales. Esta medida, que persigue proteger el sistema financiero en medio de la actual crisis internacional, entró en vigor la medianoche del pasado 29 de septiembre y permanecerá vigente hasta la medianoche del 28 de septiembre del año 2010.

La iniciativa garantizará con dinero de los contribuyentes entre 400.000 y 500.000 millones de euros, cifra que duplica de largo el producto interior bruto (PIB) del país, y ha sido lanzada después del desplome sufrido por el sector bancario en la Bolsa de Dublín, que arrastra una caída media del 26%, y, en particular, del Anglo Irish Bank, que cayó un 46%.

La dramática decisión beneficia, además de a este último banco, al Allied Irish, Bank of Ireland, Irish Life and Permanent, Irish Nationwide y Educational Building Society, que subieron entre un 10% y un 28% al abrirse ayer las cotizaciones.

Quedan excluidos de la iniciativa aquellas entidades financieras que pertenecen a multinacionales. Tal es el caso de National Irish, ACC, Rabobank y Ulster Bank.

"Admito que es una tendencia hacia el nacionalismo económico, y lo lamento, pero en Irlanda tenemos que arreglárnoslas solos y el Gobierno tiene que actuar en defensa de los intereses de los irlandeses", declaró el ministro de Finanzas, Brian Lenihan. Hace únicamente 10 días, después del pánico desatado por el colapso del banco de inversión Lehman Brothers, el Gobierno irlandés decidió elevar de 20.000 hasta 100.000 euros el límite de garantía de los depósitos.

Evitar una "catástrofe"

Con el paso dado ahora no se trata sólo de tranquilizar a los dueños de los depósitos bancarios, sino también de garantizar la liquidez del conjunto del sistema, porque "si en las próximas semanas el sistema bancario irlandés se quedara seco de liquidez, el inevitable resultado podría ser una catástrofe económica para el país", admitió Brian Lenihan.

Irlanda, quizás la economía más globalizada de la Unión Europea, depende de su sistema bancario para mantener en marcha su enorme volumen comercial. "Lo que estamos garantizando es el flujo sanguíneo del sistema bancario", explicó el ministro.

La garantía no tiene ningún límite cuantitativo, pero tampoco será gratuita: aquellos bancos que se beneficien de ella deberán pagar por ello una tarifa que todavía ha de ser fijada por el Banco de Irlanda.

El país no está sólo sufriendo la crisis crediticia y financiera global, sino que, además, fue la primera economía de la Europa comunitaria en entrar en recesión, en el segundo trimestre de este año, con un retroceso del PIB del 0,5%, sumado a otro del 0,3% en el primero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de octubre de 2008