Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De azote de la derecha a alcalde de Calp con el apoyo del PP

Ximo Tur, del Bloc, se alía con su histórico "enemigo"

"Antes me enviaban a los juzgados y ahora me ofrecen la alcaldía; debemos aprovechar esta oportunidad". Así explica el portavoz del Bloc de Calp, Ximo Tur, su decisión de firmar una sorprendente moción de censura con el PP y con el PSD que le convertirá en alcalde el 6 de octubre tras romper su pacto con los socialistas del aún primer edil Luis Serna. El de Tur es un giro político inesperado, un salto al vacío. Durante la pasada legislatura, el portavoz del Bloc fue desde la oposición el azote de un PP que entonces tenía mayoría absoluta: los populares le llamaron "loco" por sus críticas y el entonces alcalde, Javier Morató, le expulsó varias veces del pleno en unos enfrentamientos que acabaron en los juzgados. Tur, abogado con fama de meticuloso, advirtió de que el PP llevaba a la ruina al Ayuntamiento.

Minimiza el lastre judicial del PP: "Imputados hay en todas partes"

Todo ha cambiado ahora. Nacionalistas y populares intercambian piropos. Tur se vanagloria de que el PP le ha ofrecido un cheque en blanco con el que podrá gobernar Calp e incluso disculpa el escándalo de los presuntos sobrecostes de las obras del agua, por el que está imputado el diputado popular Juan Roselló: "Imputados hay en todas partes", asegura el portavoz del Bloc mientras su viejo enemigo Morató proclama que juntos formarán "una gran familia".

El actual gobierno, integrado ya solo por el PSPV, ha aprovechado para saldar cuentas pendientes hasta el día de la moción y ayer aprobó personarse como acusación en el caso judicial de Aguas de Calp y no aprobar la subida de la tarifa del agua como consecuencia de esas obras, cuyo sobrecoste ascendía a tres millones. El socialista Joan Morató reveló que Tur bloqueó en el pasado esas dos medidas y que incluso había propuesto recurrir una resolución de la Generalitat que desvelaba la naturaleza del presunto fraude.

La izquierda había esperado doce años de mayoría absoluta del PP para poder gobernar esta ciudad. ¿Qué es lo que ha sucedido para que en unos meses la alianza entre PSPV y Bloc haya saltado por los aires? Tur no era precisamente un hombre vinculado a la derecha. Al contrario. Antes que en Calp, fue edil en Pego, donde, también en la oposición y también con el PSPV, contribuyó a la caída del polémico alcalde de esa población, Carlos Pascual, apoyado por el PP y hoy en prisión. Después, en 2003, Tur se marchó a Calp y trabajó codo con codo con Serna para derrocar al ejecutivo popular. Ambos lo lograron.

Pero el nuevo gobierno entre PSPV y BNV nunca fue bien. Tur acusa a Serna de no frenar la crisis económica municipal (la misma que dejó el PP) ni de poner en marcha la Agenda Local 21. Así que, harto de estar durante años en un segundo plano, el líder del Bloc ha decidido aprovechar la oportunidad que le brinda el destino y aceptar la oferta de ser alcalde con el PP, convencido de que populares y socialistas, al menos en Calp, vienen a ser lo mismo y de que el poder es el poder. Hay trenes que sólo pasan una vez.

En cambio, el PSPV cree que Tur se ha plegado a las exigencias urbanísticas del PP y al proyecto para construir 2.200 viviendas en el humedal de las Salinas. Tur contraataca: "Mis intereses urbanísticos son tan inexistentes que ni siquiera se ven", dice, además de acusar a los socialistas de tener sus propios intereses en otros complejos residenciales. Ayer, un grupo de ciudadanos anunció la creación de una plataforma denominada Gent de Calp que protestará el viernes contra la moción de censura, a la que califican de "oscurantista".

Calp se ha convertido en un problema de primer orden para el BNV. Por un lado, su secretario general, Enric Morera, ha admitido que lo que sucede en esta localidad no es más que otro ejemplo de la hostilidad del PSPV que se repite también en La Vila, Xàbia o Senija; por otro, la ejecutiva del Bloc es consciente de que sus bases recuerdan que la última campaña autonómica se basó en el lema "Adèu PP".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de septiembre de 2008