Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Guimerà que gustaba a Hitler

'Tiefland', la ópera alemana sobre 'Terra baixa', se presenta en el Liceo

Estrenada en 1903 en el Teatro Alemán de Praga, Tiefland, ópera del compositor y pianista de origen escocés Eugen d'Albert (1864-1932), es una adaptación del más popular drama de Àngel Guimerá, Terra baixa, que hizo fortuna en el ámbito lírico centroeuropeo como respuesta alemana al rampante verismo italiano de la época. La ópera, una de las favoritas de Adolf Hitler, representada por última vez en el Liceo en 1972, regresa este jueves al coliseo barcelonés para abrir su temporada lírica en una producción de la Ópera de Zúrich bajo la batuta del alemán Michael Boder, nuevo director musical del Liceo.

Aunque nació en Glasgow, llevaba un nombre francés de origen italiano y murió con pasaporte suizo, Eugen d'Albert siempre se sintió alemán. Tan profundamente alemán que logró emocionar con su adaptación operística de Terra baixa al mismísimo Hitler, quien llegó a encargar a Lennie Riefenthal una versión cinematográfica de su ópera. "Ha llegado el momento de redescubrir los valores de esta ópera, sin prejuicios, situándola en su contexto, como curioso ejemplo de verismo alemán", explica Joan Matabosch, director artístico del Liceo.

El líder nazi llegó a encargar una versión fílmica a Lennie Riefensthal

El Liceo se suma con este montaje a la rehabilitación de esta obra, siguiendo el ejemplo de teatros de Francfort, Zúrich, Viena y Berlín. Michael Boder destaca los valores de una partitura que siempre ha permanecido en el repertorio de los teatros del área germánica, pero nunca ha gozado del favor del público fuera de esas fronteras. "Es una obra única e inclasificable porque, teniendo muchos elementos del verismo italiano, es una ópera profundamente alemana", afirma Boder. "La densidad y el color orquestal recrean la desesperación y el horror que describe Guimerà con un dramatismo y una fuerza expresiva únicas".

La ópera, a cuyo estreno mundial asistió Àngel Guimerá, introduce algunos cambios: Manelic pasa a llamarse Pedro y el libretista, Rudolph Lothar, se inventa un prólogo para escenificar los antecedentes del drama. Pero en los dos actos de la ópera, sigue con bastante fidelidad el argumento original. El tenor Peter Seiffert (Pedro/Manelic), la soprano Petra Maria Schnitzer (Marta), el barítono Alan Titus (Sebastiano) y la soprano Juanita Lascarro (Nuri) encabezan el reparto del montaje, que podrá verse en el Liceo del 2 al 20 de octubre, con un total de 10 funciones.

La puesta en escena, a cargo de Matthias Hartmann, con escenografía de Volker Hintermeier, huye del mundo rural y sitúa la acción en una industria textil para subrayar el valor universal del tema de Terra baixa, la rebelión de Manelic contra la ignorancia a que le someten los poderosos.

Por otro lado, ayer se dio a conocer que Joan Matabosch ha sido elegido nuevo presidente de Ópera Europa tras una asamblea de esta asociación que acoge más de 100 teatros de ópera europeos. El director artístico del Liceo sustituye en el cargo a Bernard Foccroulle (director del Festival d'Aix-en-Provence).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de septiembre de 2008