Entrevista:ALMUERZO CON... ANTONIO DEL REAL

"En España es imposible no tener enemigos"

Su padre, juez de profesión, ya le advirtió de joven: "Cuando te vayan bien las cosas, disfruta, y cuando te vayan mal, reflexiona". Antonio del Real no ha dejado de reflexionar desde el estreno de su última película, La conjura de El Escorial, hace apenas 15 días. Las malas críticas y la "inquina" que, según él, se han vertido sobre su persona y no sólo sobre el filme le han dejado con una sensación más que desagradable.

"Me he llevado palos por todos lados", "se ha corrido que soy de derechas y yo no soy de nada", "se me han quitado las ganas de dedicarme al cine". Todas estas frases, con más o menos tristeza o rabia, van saliendo de su boca a lo largo de la comida, que se celebra en una terraza al lado de su casa, en la que es bien conocido. Saben que no puede tomar dulce y que tiene que cuidar mucho la alimentación. Porque La conjura de El Escorial -una gran producción de 14 millones de euros, en la que ha sido director y productor- no sólo le ha provocado disgustos de la crítica, sino que le ha causado una importante diabetes y un elevado colesterol, a lo que se ha añadido que ha empezado a fumar tras más de seis años de abstinencia. "Ha sido un verdadero calvario". Del Real no se refiere a su película, a la que defiende con tenacidad aunque admite errores de bulto, sino a la producción, una experiencia por la que jura no volver a pasar. Sobre todo, después de que sus coproductores italianos le hayan dejado en la estacada. Pero, de nuevo, recuerda a su padre juez: "Pleitos tengas y los ganes".

El director de cine arremete contra el oscurantismo de Internet

El realizador espera que este proyecto pueda salir adelante gracias a las ventas internacionales. La conjura de El Escorial, rodada en inglés y con un reparto extranjero -Julia Ormond, Fabio Testi, Joaquim de Almeida- junto con actores españoles, como Juanjo Puigcorbé, Jordi Mollà, Rosana Pastor o Blanca Jara, indaga sobre la leyenda negra de Felipe II y el asesinato de su secretario y ministro Antonio Pérez Escobedo.

Antonio del Real asegura que su único objetivo ha sido llevar a la gran pantalla uno de los episodios históricos que considera fundamentales para explicar el reinado de Felipe II y su época, sin patriotismos. "Me metí en esta aventura, en la que llevo casi cinco años, porque me enamoro de la historia, pero estoy muy asustado porque no voy a recuperar el dinero que debo".

No todo ha sido negativo, afirma tras deleitarse con una croqueta. Ha conseguido disfrutar con los actores, a los que reunía en esta terraza tan cercana a su casa y a la de su ex mujer y sus dos hijas. Y es entonces cuando de verdad sale la amargura de este cineasta de 59 años nacido en Cazorla (Jaén). Las malísimas críticas cosechadas por su hija, la actriz Blanca Jara, le han tocado. "Yo acepto las críticas, pero creo que ha habido algo personal. Yo respeto a la crítica cuando se hace con rigor, pero no entiendo el odio tan visceral. Mi obsesión ha sido siempre no tener enemigos, pero en España es imposible", se lamenta, mientras arremete contra el oscurantismo de Internet, "un lugar donde se ocultan los cobardes, donde se critica sin dar la cara".

A pesar de todas estas diatribas, quiere aparentar relajo. Así que, saltándose algo el régimen, hace gala de un buen apetito. Sólo el pastel de chocolate, con una pinta estupenda, pide que lo retiren.

Del Real acaba de estrenar <i>La conjura de El Escorial</i>.
Del Real acaba de estrenar <i>La conjura de El Escorial</i>.SAMUEL SÁNCHEZ

Restaurante Terraza Artigot

- Ensalada de queso de cabra: 9.

- Croquetas de marisco: 9.

- Chipirones: 12.

- Lomo de buey: 15,50.

- Vino y agua: 11,20.

- Dos cafés: 3,30.

Total más IVA: 60 euros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS