EB plantea aprobar una ley de consultas la próxima legislatura

Los críticos de Guipúzcoa piden acabar con los "pactos sistemáticos" con el PNV

El coordinador general de Ezker Batua-Berdeak, Javier Madrazo, demandó ayer a todas las formaciones políticas vascas que incorporen en sus programas electorales la voluntad de aprobar una ley de Participación Ciudadana que regule la celebración de consultas sobre distintas cuestiones. Con este llamamiento a la democracia participativa, EB pretende afirmar una postura propia, al margen de su apoyo a la Ley de Consulta impulsada junto con sus socios de gobierno y Aralar.

El manifiesto a favor de la participación ciudadana presentado ayer en Bilbao consta de diez puntos en los que recoge los principales argumentos que ha utilizado el tripartito para fundamentar la iniciativa que aprobó el Gobierno vasco y criticar su anulación por el Tribunal Constitucional a instancias del Gobierno de Rodríguez Zapatero. Sin embargo, va más allá y propone un modelo "propio y diferenciado" de democracia participativa, que no se circunscriba solo al ámbito de la "pacificación y normalización" y se extienda a los ámbitos de decisión "política, económica, social, cultural y de género".

EB: "Las consultas no pueden limitarse sólo a la pacificación y normalización"
Censura que no se pida la opinión de los ciudadanos sobre la 'Y' vasca

En una crítica implícita al PNV, el partido de Madrazo afirma no poder asumir como válidas las posiciones "de quienes hacen bandera de la consulta no vinculante" de Ibarretxe, pero después se oponen a consultar la opinión de los ciudadanos sobre cuestiones tan relevantes como "el trazado del tren de alta velocidad, la instalación de incineradoras y centrales térmicas, o el desarrollo de nuevas infraestructuras".

Con esta iniciativa, EB pretende desmarcarse de la imagen de seguidismo de las tesis nacionalistas que ha proyectado al secundar hasta el final la "hoja de ruta de Ibarretxe" y presentar una oferta diferenciada ante las próximas elecciones. La formación de Madrazo impulsó la consulta popular en Amorebieta contra la central térmica de Boroa, impedida por el PNV de Vizcaya, y mantiene una postura discrepante sobre el AVE vasco.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por otro lado, el sector crítico de EB en Guipúzcoa presentará una ponencia alternativa en la VII Asamblea Territorial en la que aboga por cerrar definitivamente la estrategia de alcanzar "acuerdos sistemáticos" con el PNV, informa Efe. Aunque la discrepancia se manifiesta específicamente con la política seguida en ese territorio, conecta con la censura general de los críticos a la excesiva vinculación que ha tenido el partido de izquierdas al nacionalismo desde que Madrazo entró en el Gobierno.

Este sector, que presentará un candidato alternativo al actual coordinador, Antton Karrera, considera que los acuerdos alcanzados con el gobierno foral han "desdibujado el perfil opositor" de EB en las Juntas Generales. Entiende, además, que el resultado de dichos acuerdos no ha sido propiciar "un giro a la izquierda" en las políticas de la Diputación y que su negociación se ocultó al conjunto de la organización e incluso a parte del grupo juntero.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS