Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el terrorismo

Alliot-Marie: "Ilegalizar un partido es una decisión judicial"

La coincidencia de la reunión en Toulon de los ministros del Interior francés y español, Michèle Alliot-Marie y Alfredo Pérez Ru-balcaba, con la detención de hasta 14 miembros de la izquierda abertzale en el País Vasco francés, entre ellos la cúpula de Batasuna, ha reabierto el debate sobre la posibilidad de que esta formación sea declarada ilegal en Francia, donde tiene el estatuto de asociación. Hasta ahora se ha impuesto la tesis que considera preferible no forzar a los independentistas vascofranceses a entrar en la clandestinidad. Algunos sectores políticos y judiciales, sin embargo, sí apuesta. No hay precedente de una redada como la de ayer en el País Vasco francés. Batasuna cuenta con 200 ediles y 20 alcaldes en el País vasco francés.

Alliot-Marie, que había invitado a Rubalcaba a la apertura en Toulon de una conferencia para la creación de un futuro centro de lucha contra la droga en el Mediterráneo, no pudo evitar que le preguntaran sobre ello: ¿Francia se dispone a ilegalizar a Batasuna? La ministra, que fue alcaldesa de San Juan de Luz y conoce a fondo la cuestión, respondió con ambigüedad calculada. Eso no depende únicamente del Ministerio del Interior, dijo, sino que es una "decisión a tomar dentro de un marco judicial".

Rubalcaba, por su parte, no se pronunció sobre el tema y aseguró que había hablado con su homónima de las recientes operaciones policiales contra el aparato de ETA y de los atentados del fin de semana en España. "Esta mañana hemos podido comentar los últimos detalles de las operaciones que están realizando la policía francesa y la policía española", dijo.

Fuentes judiciales citadas por la agencia AFP aseguran que la redada del martes y el miércoles tiene su origen en dos sumarios distintos que llevan en París las jueces antiterroristas Laurence Le Vert y Marie-Antoinette Houyvet. Siete de los detenidos estarían relacionados con el atentado con explosivos que destruyó en Bidarray el complejo hotelero de Ostapé, propiedad del chef Alain Ducasse. El resto figurarían en una encuesta de la fiscalía antiterrorista como sospechosos de participar en la financiación de ETA. Askatasuna hizo público un comunicado en el que señalaba que la referencia al atentado contra el albergue de Bidarray "muestra que la policía no tiene miedo de utilizar una mentira ridícula para proseguir su trabajo de represión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de septiembre de 2008