Reportaje:

El campeón se lesiona menos

Un informe de la UEFA revela que España fue la selección que menos sufrió físicamente

La ciencia todavía no demuestra si los campeones ganan porque se lesionan menos o se lesionan menos porque ganan. De momento, la UEFA ha publicado un informe médico sobre la última Eurocopa. La conclusión es que España fue la selección que menos se lesionó. En la relación entre tiempo de práctica deportiva (entrenamientos y partidos) y frecuencia de lesiones, el ganador del torneo resultó ser el equipo menos castigado. En la Eurocopa participaron 16 equipos y 368 jugadores, de los cuales 56 se lesionaron (3,5 por equipo). De esos 56, hubo 27 que debieron acabar su participación sin poder volver a jugar. En España sólo Villa sufrió un problema físico que le impidió recuperarse antes de la final. El asturiano tuvo una pequeña rotura muscular y no volvió a disputar un partido. El otro lesionado fue Puyol, que debió ser sustituido durante el partido contra Suecia, en la primera fase. Fue sólo un golpe. El capitán del Barça se recuperó para el siguiente partido.

Participaron 16 equipos y hubo 56 lesionados. El conjunto español tuvo dos

El entonces responsable médico de España, el fisiólogo Jorge Candel, atribuye el bajo índice de lesiones a la distribución de las intensidades durante los entrenamientos y al descanso. "La planificación que hizo el preparador físico, Jesús Paredes, comprendió una carga de entrenamientos ideal", dice Candel. "Empezando por la semana de descanso que se tomó el equipo antes de concentrarse. España empezó la concentración una semana después que otras selecciones. No hicimos cargas de trabajo importantes durante el torneo. Sólo antes, y en sesiones de entrenamiento puntuales y cortas, para evitar el desgaste de los jugadores".

El informe de la UEFA verifica que Alemania y España, los dos finalistas, realizaron un 25% más de entrenamiento de media que el resto de los contendientes. Esta corrección estadística destaca todavía más el escaso índice de lesiones del equipo que dirigía Luis Aragonés.

Candel cree que la terapia regenerativa después de los partidos y el tratamiento preventivo ayudaron a evitar percances. La nutrición formó parte fundamental del trabajo del médico. Por su pertinacia en el control de los productos, los cocineros, y los fogones, los jugadores lo bautizaron como Doctor Hambre.

"A nivel nutricional fuimos muy estrictos", explica el médico; "porque en un torneo así tienes pocos días de recuperación. No te puedes permitir comer sustancias tóxicas que alteren tu rendimiento, como las grasas saturadas, o los alimentos hiperproteicos, como la carne de ternera y los huevos".

"Necesitas comidas que se asimilen rápido, como los líquidos, las sopas, y las pastas", continúa Candel; "debes agregar antioxidantes naturales a las dietas, como las frutas. Hacíamos muchos gazpachos de frutas".

El informe apunta que la incidencia de lesiones graves fue un 40% más alta en el último Europeo que en 2004. El riesgo de lesión aumentó un 50% más en jugadores de menos de 30 años. Los infortunios se acumularon al final de cada mitad de los partidos. La mayoría de las lesiones musculares se produjeron en la segunda mitad. Las lesiones articulares, en la primera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 23 de septiembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50