Relevo en la Consejería de Justicia

La oposición dice que los cambios se quedan cortos

Los partidos de la oposición concluyeron ayer que la remodelación del Consell anunciada ayer por el presidente Francisco Camps se ha quedado corta. "La invisibilidad de algunas consejerías reclamaba a gritos un cambio de mayor calado en el Consell", dijo el portavoz parlamentario socialista, Ángel Luna. "Camps ha perdido una oportunidad de dar un nuevo impulso político a su gobierno", insistió el diputado socialista.

Según Luna, Camps ha preferido limitarse a rellenar el hueco ocasionado por la marcha de Fernando de Rosa con una persona del círculo más inmediato del vicepresidente de la Generalitat, Vicente Rambla, sin especiales conocimientos en la materia a la que va a tener que dedicarse, y cuya última actuación administrativa conocida es de 2006 y hace referencia a un plan de revitalización de las comarcas del interior.

La diputada de EU en las Cortes Valencianas, Glòria Marcos, habló en parecido sentido, reclamando una remodelación más profunda del ejecutivo autonómico. La también coordinadora de EU ha lamentado la continuidad en la Generalitat de los consejeros de Educación, Alejandro Font de Mora, y de Bienestar Social, Juan Cotino, "a pesar de sus fracasos en la enseñanza y la dependencia".

Para Marcos, se trata de una "ocasión perdida" para cambiar un Gobierno que, a su juicio, "no funciona" y ha instado a la nueva consejera "a no perder ni un minuto en cumplir los compromisos adquiridos y resolver los problemas pendientes en la Justicia y en la Administración autonómica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de septiembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50