Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:LA CRÓNICA

Pasodoble y vuelta al ruedo

En La Monumental, este domingo, tendrán lugar dos acontecimientos. Uno grande, esperadísimo por la afición: la actuación de José Tomás, el novio de esta plaza "sitiada por el antitaurinismo", en feliz expresión de Carlos Abella, de quien también se dirá en esta crónica. El otro acontecimiento, no por más pequeño deja de tener su miga: la banda de música de la plaza barcelonesa, dirigida por Antonio López, estrenará un pasodoble dedicado al torero, escrito por Vicente Amigo.

Es bonita e insólita la historia de esta música. La explica telefónicamente el propio Amigo, recluido en un estudio de grabación de Córdoba -su ciudad "natal", aunque de verdad nació en Guadalcanal, Sevilla, en 1967-, donde ultima su sexto álbum, todavía sin título.

Vicente Amigo estrena pasodoble en La Monumental, dedicado a José Tomás

"Nunca antes había escrito un pasodoble. De hecho puede parecer raro que un artista flamenco como yo salga por ahí ahora. Se dice que el pasodoble es popular, pero yo creo que no es sólo eso: también puede ser un género serio. He escuchado muchos pasodobles antes de escribir éste y así me lo parece".

Tan serio es el pasodoble de Vicente Amigo como para estar escrito en una tonalidad menor, algo infrecuente en una música mayormente asociada a la fiesta. "Más que la fiesta, la melodía principal subraya el aspecto trágico de la corrida. Y me vino, inspirada por el toreo de José Tomás, ya con ritmo de pasodoble. Hará de eso unos cinco años".

Vicente Amigo es un taurino relativamente reciente. Su abuelo le llevaba algunas tardes: "A sol, en Córdoba, un sufrimiento". Se reenganchó con Finito de Córdoba, pero se convirtió definitivamente a la causa viendo a José Tomás en Las Ventas, allá por 2001.

"Me impactó muchísimo. Poco después le concedieron un premio en Córdoba, le conocí personalmente y surgió la amistad. Ha estado muy presente en mi vida. Y también en mucha de mi música".

Una de las bulerías del disco Un momento en el sonido (2005) está dedicada al torero, sin ir más lejos. Pero el pasodoble José Tomás, que así se titula para que no quepan dudas sobre esa devoción, ha acompañado la azarosa carrera del diestro de estos últimos años. La idea surgió poco depués de su retirada de los ruedos, en 2002. Debía estar listo para el apoteósico regreso del 17 de junio de 2007, en La Monumental, por supuesto, pero la orquestación de encargo no convencía a Amigo, de modo que decidió hacerla él mismo, pero no ha quedado lista hasta ahora. Autoexigencia. "No hay género menor, sólo música buena o mala, y yo he intentado que ésta tenga la máxima calidad". Y añade, con gracejo flamenco: "Que las notas estén bien ordenadas, vamos".

¿Hay muchos pasodobles dedicados a toreros? Vicente Amigo no lo sabe, y ahí es donde interviene Carlos Abella, autor del libro José Tomás. Un torero de leyenda (Alianza Editorial), que estos días se presenta en Barcelona. "Sí los hay, pero antiguos, con 50 años a cuestas, y como fenómeno infrataurino, del mundillo. Que un artista como Vicente Amigo dedique ahora uno a Tomás me parece que tiene más relevancia artística".

¿Y qué le pasa a Tomás con esta plaza barcelonesa, tan dejada de la mano de Dios? "Pues eso, que esta plaza sitiada es la que ha escogido para expresar su compromiso de artista en defensa de la verdad del toreo. Y se ha convertido en un referente: habrá salido a hombros de ahí no menos de 10 veces. El año pasado acabó la temporada de su regreso en Barcelona y ahora repite. Tras la corrida del domingo se irá a descansar a su casa de Aguascalientes, en México. También Manolete tenía casa en México".

Todo eso pasará en La Monumental el domingo. Con toros de Núñez del Cuvillo. Acompañarán a Tomás Luis Francisco Esplá y José María Manzanares. Será a las seis, y no a las cinco de la tarde. Por cierto, Vicente Amigo, que ha inspirado mucha de su música en versos de García Lorca, se alegra de que la familia acepte que se abra la fosa en que descansan los restos del poeta. "Debe estar en un lugar donde la gente pueda rezarle", opina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de septiembre de 2008