Los freseros piden contratar a 6.585 inmigrantes

La cifra que piden los agricultores es similar a la de 2007

A pocos días de que comiencen las primeras fases de la plantación de la fresa, los agricultores y empresarios agrícolas de Huelva han pedido al Gobierno que conceda la contratación en origen de 6.585 trabajadores inmigrantes, una cifra muy similar a la del año pasado.

15.450 trabajadores autóctonos participarán en la siembra

Pero este número no es el definitivo, ya que la Subdelegación en Huelva suele rebajar la cifra después de cotejar los datos de peonadas y los facilitados por Hacienda y la Seguridad Social del año anterior. Así, en 2007 fueron unos 5.000 los inmigrantes que acudieron finalmente a la siembra. Los otros 15.000 trabajadores necesarios para esta labor fueron locales, es decir, tanto españoles como extranjeros con derechos adquiridos.

Es esta mano de obra autóctona a la que el Gobierno quiere dar prioridad en su contratación en 2008, debido a la crisis económica y al aumento del paro. El objetivo es que ninguno de los trabajadores del Régimen Agrario de la provincia que quiera trabajar en la siembra se quede sin poder hacerlo. Durante el verano, el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) llamó a los 22.000 afiliados en Huelva preguntándoles si pensaban acudir a la plantación. Un total de 15.000 -los que suelen repetir todos los años- respondieron afirmativamente, al estar vinculados a alguna finca.

De los otros 7.000, unos 2.000 dijeron que podrían estar interesados. Pero tras entrevistar personalmente a 1.500 de ellos, sólo 450 se han comprometido a trabajar en la siembra. El resto (unos 6.550) están trabajando en otras campañas -como la vendimia, que se centra en la zona de El Condado-, están cobrando el subsidio agrícola, están de baja o, simplemente, no quieren trabajar en la fresa, indican fuentes de Empleo. La lista de los nuevos trabajadores que quieran hacer faenas en la plantación se mantiene, no obstante, abierta, por lo que más gente se podría apuntar, recordó la delegada de Empleo, María José García Prat.

En función de la cantidad de braceros locales que decidan trabajar en la siembra, se permitirá contratar a más o menos inmigrantes en origen. Por tanto, el cupo de extranjeros que el Gobierno decida autorizar se convertirá en una suerte de bolsa de trabajo de la que se echará mano según sean las necesidades de mano de obra. Dadas las cifras de nuevos trabajadores locales que se manejan, parece que el número de contratados en origen no será mucho menor que el del año pasado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Manuel Bago, subdelegado del Gobierno en Huelva, señaló ayer que los agricultores han pedido 2.300 trabajadores de Marruecos; 3.820 de Rumania; 377 de Bulgaria; 82 ucranios; tres senegaleses; dos ecuatorianos, y un colombiano. En Marruecos, una delegación de empresarios agrícolas onubenses ya ha empezado a contratar a trabajadores.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS