Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE enviará este mes 200 observadores a Georgia

La Comisión aprueba ayudas de 500 millones a Tbilisi

La Unión Europea acordó ayer enviar "al menos 200 observadores" antes del 1 de octubre a Georgia para ocupar el terreno donde ahora están desplegados los soldados rusos en las zonas adyacentes a las secesionistas de Osetia del Norte y Abjazia. Entre esos observadores habrá 10 guardias civiles españoles equipados con vehículos de transporte.

España contribuirá con 10 guardias civiles y vehículos de transporte

El objetivo es hacer posible la retirada completa de las tropas rusas en un lapso de 10 días adicionales, conforme a lo pactado con Moscú. La Comisión, además, aprobó la concesión de 500 millones de euros de ayuda a la reconstrucción del pequeño país caucásico con vistas a la conferencia de donantes de la que será anfitriona en octubre en Bruselas. Otra conferencia internacional, a celebrar a mediados de octubre en Ginebra, debatirá sobre el estatus de futuro de ambas provincias.

El envío de los observadores es el primer paso del ambicioso plan comunitario para lograr "una solución pacífica y duradera a los conflictos de Georgia", según los ministros de Exteriores comunitarios, una gradual normalización de la zona cuyo panorama final está lejos de ser claro. La UE quiere que Rusia retire sus tropas a las posiciones que mantenía antes de la guerra de agosto, pero Moscú ha anunciado el envío de 7.600 soldados a los dos territorios. "Hay que ir paso a paso", explicó ayer el ministro de Francia, presidente de turno de la UE, Bernard Kouchner. "No se puede conseguir todo a la vez".

La disposición rusa a reforzarse sobre el terreno, junto al reconocimiento de la autoproclamada independencia de Osetia y Abjazia, descabala los planes de integración de Georgia en la OTAN, lo que suscita el malestar de Jaap de Hoop Scheffer, el secretario general de la Alianza. Scheffer declaró ayer a Financial Times que permitir la presencia de tropas rusas en los dos territorios "es inaceptable". De visita oficial en Tbilisi, el jefe aliado quitó hierro a sus palabras, lo que Kouchner interpretó balsámicamente como una rectificación. Scheffer "apoya el acuerdo de Sarkozy", dijo Kouchner. "Sólo ha presentado algunas reservas".

Diego López Garrido, secretario de Estado para Asuntos Europeos, que asistió a la reunión en lugar de Miguel Ángel Moratinos, de visita por Oriente Próximo, comentó que las palabras de Scheffer, que revelan una ruptura en el frente occidental, no fueron comentadas por los ministros de la UE. "La UE no se siente en absoluto vinculada con lo que diga el secretario general de la Alianza", señaló.

La UE está henchida por su iniciativa y dinamismo en la crisis del Caúcaso y se dice dispuesta a mantener esa posición de liderazgo con el envío de no menos de 200 observadores ofrecido por una veintena de países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de septiembre de 2008