Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto de Bolivia

Iberoamérica encara los retos de la inmigración

El elevado flujo migratorio entre países iberoamericanos y la insuficiencia de los tratados bilaterales hacen necesario un nuevo marco que favorezca la movilidad laboral entre los países que integran esta comunidad. Ésta ha sido una de las principales conclusiones del primer encuentro que ha celebrado la Fundación Barcenillas, creada recientemente para contribuir al fortalecimiento de Iberoamérica, y en el que se ha acordado elaborar una propuesta sobre la viabilidad de un espacio iberoamericano de inmigración.

"Nuestros vínculos son evidentes, hablamos la misma lengua, durante años los españoles emigramos a América Latina y la inmigración iberoamericana tiene ahora un gran peso", dijo Guillermo de la Dehesa, presidente del Centre for Economic Policy Research y participante en el encuentro La realidad y el futuro del mundo iberoamericano, que tuvo lugar el viernes y el sábado pasados en la sede de la fundación presidida por Francisco Pérez González, en Barcenillas-Ruente (Cantabria).

En la reunión se han desarrollado debates en áreas como la política, cultura y economía. El populismo, el neoindigenismo, el papel del español en Estados Unidos y el lugar estratégico de Iberoamérica en la economía mundial fueron algunos de los temas debatidos, entre otros, por los sociólogos José Ignacio Wert y Emilio Lamo de Espinosa y el economista del Grupo Santander José Juan Ruiz.

Fundación Barcenillas

Las dificultades para avanzar en la integración regional también ocuparon parte del debate. El periodista argentino Carlos Pagni afirmó que a la región le ha ido mejor cuando ha sabido desarrollar iniciativas como Mercosur. El ex presidente de Uruguay Julio María Sanguinetti, por su parte, lamentó que el "Mercosur está estancado", pero dejó una puerta abierta a la esperanza al añadir que "no diría que esté muerto".

La Fundación Barcenillas, que cuenta como patronos al historiador y ensayista mexicano Enrique Krauze y al escritor chileno Jorge Edwards, premio Cervantes, tiene dos objetivos principales: contribuir al fortalecimiento de la comunidad iberoamericana y a su desarrollo democrático y atender al mundo editorial, especialmente en el ámbito iberoamericano. En su sede alberga una de las bibliotecas más importantes del mundo hispánico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de septiembre de 2008