Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... C. DE GREGORIO

"La izquierda lleva 30 años en la jaula ideológica"

Hija de española e italiano, madre de cuatro hijos romanos (entre los 23 y los 5 años, dos educados en colegios italianos y dos en el Cervantes de Roma), Concita de Gregorio lleva dos semanas conciliando semejante panorama con un gran reto profesional. La ex redactora estrella de La Repubblica es ahora la directora del diario L'Unità, el mítico órgano de prensa del Partido Comunista, fundado por Antonio Gramsci en 1924.

La nueva directora de 'L'Unità' sabe que en Italia siempre la llamarán "director"

Así que cuando un secretario pasa el teléfono diciendo "le paso al director", no es que se haya liado con su antecesor, sino que en Italia no hay palabras femeninas para los oficios. "La ministra es 'il ministro', la directora es el director. Sí, da risa, pero es un tema peliagudo. No es sólo una cuestión de lenguaje, sino de ideología".

De Gregorio ha elegido un restaurante cercano a la redacción, donde se encierra cada día con 70 fieras, en un callejón del Trastévere. Llega puntualísima en su utilitario enano al bar Bibli, que es restaurante, librería y centro cultural, un autoservicio desenfadado, barato y de izquierdas, con un patio estupendo en el centro.

Mientras comemos ensaladas de pasta y arroz como quien hace hambre para la cena, y fumamos (ella le pega al Fortuna Light, "carácter español"), habla como un torrente. "Vivimos en el eterno presente, sin memoria ni perspectivas", arranca. "En la total ausencia de responsabilidad. Sólo pensamos en nosotros mismos. Es un problema estructural. Tenemos miedo: del otro, de perder, de no ser fuertes. Y el miedo se ha convertido en industria. Ése es nuestro consenso: el miedo. Mi hijo pequeño, el otro día, vio los carros militares en Santa María y dijo: '¡Mira, mami, están rodando una peli de guerra!".

La izquierda tampoco anda cómoda en el mundo real, parece: "Está cambiando de era, pasando a la fase posideológica, intentando entender la realidad. Lleva 30 años en la jaula ideológica, opinando de cualquier cosa, sea lo que sea, con prejuicios y orejeras".

Así ha fraguado "el berlusconismo, anestésico de las cabezas, triunfo de la trila permanente, éxtasis de la lotería, la picaresca y la política cabaret, ética de las piernas bonitas y el millonario golfo, arquetipo social modelo Alberto Sordi, descarado y pelotillero a la vez, adobado con alguna visita a Putin y a Gaddafi".

Dicho esto (en perfecto español), se entiende que Concita de Gregorio dijera "sí" a la oferta de Renato Soru, inventor de Tiscali y gobernador de Cerdeña, nuevo patrón de L'Unità, "emprendedor muy moral, fuera de moda y poco hablador, ¡un antiitaliano!". Y que no aceptó el cargo "para hacer carrera ni por el dinero ni para gritar (sería insensato competir en todo eso con la derecha)", sino "para bajar la voz, hablar de las cosas reales, e intentar explicar dónde está la sustancia y dónde el truco".

Una vez que ha renunciado a "la imbatible comodidad de La Repubblica", sabe que la tarea requiere "recomenzar de cero, desde el alfabeto, los colores y los números", y luchar mucho para subir las ventas (40.000 ejemplares). Pero los ojos verdes y la cabeza alegre de Concita de Gregorio están muy vivos, y a los 43 años piensa que es posible otra vía, otro país. "Los periódicos", concluye, "son objetos insustituibles, cuya lentitud es una garantía para decir la palabra justa y profundizar, un antídoto para este tiempo veloz en el que la objetividad ha muerto".

Bar Bibli. Roma

- Dos bufés de ensaladas de pasta, arroz, judías, huevos y berenjenas: 20 euros

- Dos coronitas: 7 euros

- Dos cafés: 2 euros

- Pan: 2 euros

Total: 31 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 2008

Más información