Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desplome bursátil pone a Lehman contra las cuerdas

La ansiedad sigue cebándose de Lehman Brothers, que sufrió ayer un nuevo descalabro bursátil ante el poco entusiasmo generado por el plan para evitar su colapso. El problema radica en que en Wall Street ven sólo un plan, y no una respuesta positiva de los inversores a la inyección de capital o por hacerse con los activos de los que se desprende. Las agencias de calificación estudian rebajar el grado de solvencia del banco, lo que agravaría aún más su crisis.

Lehman Brothers llegó a caer un 44% en la apertura del parqué neoyorquino, y con ella arrastró al resto del sector financiero, en especial a Merrill Lynch, Washington Mutual, Citigroup, Bank of America y AIG. El Departamento del Tesoro evitó pronunciarse sobre el asunto, y se limitó a decir que está siguiendo de cerca los movimientos en el mercado.

El cuarto banco de inversión de Wall Street quiere desprenderse de la mayoría de sus activos inmobiliarios y gran parte de su división de gestión de fondos. Las acciones de la entidad han perdido más del 90% de su valor en lo que va de año.

La fatiga es total, aunque algunos analistas se esfuerzan por creer que lo peor ya ha pasado. Fuentes conocedoras de la situación citadas por Bloomberg indican que Lehman negocia con potenciales inversores para que entren en su capital o compren el banco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 2008