Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los astilleros serán más estrictos con las subcontratas

"Llegó el momento de que la industria auxiliar camine hacia un nuevo modelo de funcionamiento". Francisco González Viñas, presidente de Uninave (Unión Española de Constructores Navales) y del astillero Hijos de J. Barreras, calificaba así el Acuerdo sobre el modelo de relación astilleros-industria auxiliar, que hoy firmarán la patronal y los sindicatos en Madrid, y que se presume como el marco definitivo de las relaciones entre los constructores de barcos y las empresas subcontratistas. Ha costado cuatro años de trabajo que las partes se pongan de acuerdo para determinar sobre qué bases se asentarán esas relaciones, que desarrollan nuevas condiciones de contratación.

Estas condiciones incluyen, además del cumplimento estricto de la normativa, mayores exigencias en materia de certificación de seguridad, calidad y medio ambiente. Se presume que las empresas auxiliares tendrán que ganar en tamaño para acometer proyectos impulsados desde los astilleros, "para que aporten algo más que horas de trabajo". El Ministerio de Industria habilitará una serie de ayudas a las que se podrán acoger las 150 empresas que, según los cálculos, operan para astilleros en España.

Seguridad y calidad

Las empresas facturaron casi 900 millones de euros el año pasado y emplean a más de 12.000 personas con un alto índice de temporalidad. Con el director general de Industria como testigo, los sindicatos CC OO, UGT, la CIG y el vasco ELA-STV firmarán el acuerdo con Uninave y representantes de la industria de Andalucía, Asturias, Canarias, Galicia y País Vasco.

CC OO ya ha advertido que el pacto no será fácil de cumplir. Ramón Sarmiento, responsable del naval en Galicia, calcula que, hoy por hoy, sólo el 5% estarían al día en las nuevas condiciones: "Muy pocas tienen todo al día en prevención y seguridad, y aproximadamente el 40% responderían al apartado de calidad y medio ambiente".

Sarmiento cree que se trata de "un buen acuerdo" que prioriza la contratación por plazos más largos de tiempo y la supervisión por parte de oficinas gestoras ajenas al sector. Las auxiliares "podrán ir de la mano con los astilleros" según Viñas, "a la hora de presentarse en los bancos para que den respaldo a sus proyectos". También se espera que este plan sea un paso adelante para crear el "sello naval", una etiqueta que aporte valor añadido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 2008