Los nuevos consejeros tendrán que analizar el caso

La decisión de la Comisión Disciplinaria del Consejo del Poder Judicial de imponer al juez Tirado una multa de 1.500 euros por una falta grave no zanja, ni mucho menos, el caso Mari Luz. Muy posiblemente, como avanzó ayer el ministro Fernández Bermejo, el fiscal recurrirá esta mínima sanción y avocará este asunto al Pleno del gobierno de los jueces. Pero por cuestión de tiempo, no será este Consejo, sino el que se constituirá en las próximas semanas el que revise la decisión de ayer.

En el viejo Consejo -la comisión disciplinaria celebró ayer su última reunión-, los vocales conservadores disponían de mayoría de votos. Fueron elegidos hace casi siete años, durante el Gobierno de Aznar y de acuerdo con la correlación de fuerzas parlamentarias de entonces. Sin embargo, los progresistas, afines al PSOE, en el Gobierno, dispondrán ahora de mayoría de votos en el Consejo.

Más información

Un juez conservador aventuró ayer: "No me extrañaría nada que el próximo pleno revoque la decisión adoptada ayer y sancione al juez por falta muy grave. Pero tampoco me sorprendería que el Supremo, ante un recurso del juez Tirado, deje las cosas como están ahora. El tiempo dirá".

La Asociación Nacional de Víctimas de Delitos Violentos se mostró ayer disgustada con la sanción impuesta al juez Tirado en el caso de la niña Mari Luz. "En el Consejo", explicó José Miguel Ayllón, presidente de la asociación, "hay mucho corporativismo. No olvidemos que todos son jueces. Y que cabe aplicar el refrán de que 'ellos se lo guisan y ellos mismos se lo comen".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 10 de septiembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50