Necrológica:Perfil
i

Hector Zazou, músico francés

Björk o Brian Eno participaron en alguno de sus discos

La compañía belga Crammed, en la que publicó 10 de sus discos, informó ayer de la muerte del músico francés Hector Zazou en un hospital. En julio ya había tenido que cancelar su concierto en el festival La Mar de Músicas por problemas de salud. Zazou tenía previsto llevar a Cartagena In the house of mirrors, su trabajo con músicos de la India y Uzbekistán, e invitados como el pianista Diego Amador o el gaitero Carlos Núñez, que se va a publicar este mes. En febrero de 2007 había presentado en Granada y Sevilla Quadri + Chromies, y en Parla, Jeanne d'Arc, dos proyectos con imágenes en movimiento y música electroacústica. El primero en colaboración con el pintor Bernard Caillaud; el segundo, una banda sonora para La pasión de Juana de Arco, la película de Dreyer.

Le conmovían los pintores abstractos y aseguraba que los cuadros de Pollock y de Rothko le provocaban siempre una relación sensorial e intelectual.

Había nacido en Argelia, antes de la independencia del país, de padre francés y madre española. Admirador de Captain Beefheart, al que definía como un genio, por ser un hombre que vive en su mundo, y reinventó el lenguaje del rock haciendo una música poética -el otro gran impacto musical para él fue Brian Eno-.

Zazou hizo rock radical después de Mayo del 68 -con el grupo Barricades-, música experimental -en el dúo ZNR junto a Joseph Racaille- y fusión de electrónica con música tradicional africana -con el bajista congoleño Bikaye-.

Hector Zazou era discreto, deliberadamente discreto, y rara vez salía en las fotos. Aseguraba estar siempre aprendiendo. Decía que avanzaba a tientas en la oscuridad y que solía golpearse la cabeza contra la pared. Una lucha cotidiana por la libertad.

Sin temor a dar pasos en falso. Sabía que nuestros miedos nos limitan. Firmó discos conceptuales como Les nouvelles polyphonies corses (1991), que juntaba a músicos como Ryuichi Sakamoto, Manu Dibango, Ivo Papasov y Jon Hassell; Sahara blue (1992), un tributo al poeta Arthur Rimbaud con participación de John Cale, David Sylvian o Gérard Depardieu; Chansons des mers froides (1994), inspirado por paisajes polares, y para el que contó con las voces de Björk y Suzanne Vega.

Si en Lights in the dark (1998) evocaba el mundo de los monjes del siglo XII que, en un momento de oscurantismo, se refugiaron en Irlanda, Strong Currents (2003) era un diario íntimo de canciones acústicas con Laurie Anderson o Jane Birkin. La obra de un explorador: "A la vez descubrimiento del mundo y de mí mismo", dijo en una entrevista para Babelia.

El compositor y productor Hector Zazou tuvo en sus discos a artistas como Björk, David Sylvian, Khaled, John Cale, Brian Eno o Ryuichi Sakamoto.

El director de la revista francesa contracultural Actuel escribió: "En Inglaterra tienen a Peter Gabriel, en Estados Unidos a David Byrne y en Francia tenemos a Hector Zazou".

El compositor y productor Hector Zazou.
El compositor y productor Hector Zazou.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de septiembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50