El patrón orientará la investigación judicial

El próximo 11 de septiembre, el patrón y propietario del pesquero Nuevo Pepita Aurora, José Vega, deberá declarar como imputado en los juzgados de Algeciras (Cádiz). Tendrá que recordar los sucesos del 5 de septiembre, detallar lo que ocurrió en el barco, pero también responder a preguntas sobre la formación en prevención de riesgos laborales de sus marineros o las características técnicas del pesquero.

Sus explicaciones serán clave para que el juicio avance en un sentido u otro, porque aclararán si se realizaron modificaciones en el barco que pudieran afectar a su estabilidad en alta mar y si, por tanto, se puede señalar a algún responsable.

El fiscal del caso, Juan Cisneros, confía en sumar pronto a esta declaración las pruebas complementarias que ha solicitado a la Comisión de Siniestros Marítimos del Ministerio de Fomento: un informe que aclare qué taponó las vías de escape del agua en el barco (el primer documento no especificaba si las falucheras, como se conocen estos salideros, estaban obstruidas por las redes que se acumulaban en cubierta o por alguna obra en el barco) y una demostración de lo que habría pasado si el Nuevo Pepita Aurora llevara sólo un depósito de agua (como preveía su libro de estabilidad) en vez de tres.

Más información

La defensa de cuatro de las viudas, ejercida por el abogado Ramón Dávila, ha solicitado, además, informes independientes sobre el accidente, elaborados por empresas especializadas o universidades de prestigio. Pide también el reflote del barco, para poder acceder a las pruebas físicas del siniestro. El juez, que rechazó solicitar estas pruebas antes de conocer el informe de Fomento, deberá volver a pronunciarse sobre esta petición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 05 de septiembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50