Un hombre mata a su esposa de varias cuchilladas en su casa de Chamberí

El agresor aprovechó la ausencia de las hijas durante la noche

Otra familia quedó ayer hecha pedazos tras un crimen machista en Madrid. Natividad B. P., de 53 años, moría apuñalada ayer de madrugada, supuestamente a manos de su marido, Juan M. Casas, de 55. La noche del sábado, el hombre había preguntado a las dos hijas gemelas del matrimonio si iban a salir hasta tarde. "Decía: '¿Vais a tardar mucho en volver?'. '¿A qué hora volveréis?'. Eso es que ya lo tenía pensado", lamentaba ayer, fuera de sí, una de las gemelas, en la puerta del Instituto Anatómico Forense.

El asesinato de Natividad eleva a 43 el número de mujeres muertas presuntamente a manos de sus parejas en España en lo que va de año. Ocho de ellas fueron asesinadas en la Comunidad de Madrid.

El matrimonio vivía con sus dos hijas gemelas de 19 años en el número 29 de la calle de Covarrubias de Madrid, donde tuvo lugar el crimen. El mayor de sus vástagos, que tiene cerca de 30 años, ya no vive allí. La familia cree que el asesinato fue premeditado y que Juan esperó hasta que su mujer estuviese sola para asesinarla. Sus vecinos no recuerdan peleas frecuentes. Sólo algunas, al caer la noche. Ella nunca le había denunciado.

"A veces ella llegaba de trabajar más tarde, por la noche", aseguraba ayer una vecina de la pareja. "Por el patio, se le oía a él que preguntaba a voces: '¿De dónde vienes?'. Y a ella no la escuchábamos contestar". Según aseguraron ayer los vecinos, sólo discutían de vez en cuando, y por lo general de noche.

La familia está destrozada. A pesar de que sospechan que el homicidio fue premeditado, ayer se mostraban sorprendidos por la noticia. Todos recordaban a Natividad como una mujer extraordinaria. "No quiero volver a saber de él", decía una mujer. "Que se apañe. Para mí él ya no existe", coincidía otra.

El presunto asesino de Natividad fue detenido ayer a primera hora y durante la mañana pasó a disposición judicial. Las dos gemelas lo encontraron cuando volvieron a casa de madrugada. Supuestamente, él había llamado a la policía. Su madre ya estaba muerta, en el sofá, junto a un charco de sangre. Allí solía quedarse dormida viendo la televisión.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Según un portavoz de Emergencias, el aviso se recibió sobre las cinco de la mañana de ayer. Cuando la ambulancia llegó al lugar, la mujer llevaba cerca de una hora muerta. Tenía cuchilladas en varias partes del cuerpo. Ayer sus dos hijas menores precisaron atención psicológica. El mayor, mientras, se preparaba para dar sepultura a su madre.

Familiares de la mujer asesinada ayer por su marido.
Familiares de la mujer asesinada ayer por su marido.SANTI BURGOS
Vídeo: AGENCIA ATLAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS