Primera jornada de Liga

Calderón: "La plantilla está cerrada"

Schuster se hundió en el banquillo de Riazor como si fuese un sofá. El entrenador del Madrid se fue deslizando por el respaldo azul hasta que los pelos de la nuca se le desparramaron en desorden y el culo le asomó por el borde del asiento, amenazando con una caída poco decorosa. Desde esa posición empezó a mover sus brazos y a lanzar imprecaciones a sus jugadores. Tal vez no había mucho más por hacer con el equipo. ¿Qué puede decirles Schuster a unos chicos con los que lleva un año de convivencia? Los once que puso como titulares se saben de memoria lo poco que les ha dicho. El discurso del alemán es breve y los futbolistas en cuestión son gente veterana. Ninguno es un recién llegado. A pesar de Schuster, que sigue pasándoles papelitos con listas a los dirigentes del club. El Madrid no fichó a ninguna de sus sugerencias. Nada. Ni Ballack, ni Kaká, ni Villa, ni Diego. Ni los que él pidió ni muchos más. Sólo Van der Vaart para sustituir a Sneijder, que se lesionó, y De la Red, una repesca de carácter casi forzoso. Como dijo el presidente madridista, Ramón Calderón, ayer en Canal+: "La plantilla está cerrada".

Más información
El Real Madrid traspasa a Robinho al Manchester City por 42 millones de euros
El Real Madrid traspasa a Robinho al Manchester City por 42 millones de euros
Riazor mata al Madrid

La alineación del Madrid fue un reflejo de los desequilibrios de la plantilla tanto como de la insatisfacción de Schuster. A falta de Robinho, que se le ha sublevado, el técnico puso a Higuaín en una banda y a Robben en la otra. Cualquier cosa menos poner a Higuaín como segundo punta, en su sitio natural, y dejar a Raúl en el banquillo. Schuster empieza a pensar que el capitán está fuera de forma, pero, con los problemas que está teniendo para entenderse con sus superiores -con Pedja Mijatovic, el estratega deportivo, en particular-, no quiere meterse en nuevas batallas. De momento, sólo manda tímidas señales. Ayer quitó a Raúl y a Guti en el minuto 80. A Raúl lo sustituyó por Drenthe. Nada menos. A Guti lo cambió por un futbolista, que, aunque no goza del aparato publicitario de otros, se merece ser titular: De la Red.

El Madrid perdió en el debut por primera vez desde la temporada 2001-2002. Aquel año, el equipo acabó perdiendo la Liga a pesar de haber fichado a Zidane.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS