Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vivenda negocia con los arquitectos cambios en las Normas del Hábitat

Un grupo de expertos trabajará hasta diciembre para "revisar" el decreto

La Consellería de Vivenda ha aceptado negociar con el Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia (COAG) las polémicas Normas del Hábitat, el decreto que establece la calidad mínima de los pisos que se construyen en Galicia. Desde finales de julio, una comisión formada por representantes del colegio y de la consellería que dirige la nacionalista Teresa Táboas trabajan en lo que miembros del grupo denominan la "revisión" de las normas.

El equipo negociador se ha marcado un calendario que se deberá completar a mediados de diciembre, cuando se espera que tenga elaborado un dictamen que sirva para perfeccionar un decreto que levantó una polvareda política con su entrada en vigor, el pasado 17 de abril. La consellería rebaja la categoría de las conversaciones a aspectos "meramente técnicos", como los relacionados con la separación de aguas grises o la emisión de gas radón. Otras fuentes, en cambio, las relacionan directamente con las reivindicaciones del COAG de mejoras en el decreto.

El grupo de trabajo se ha creado como un órgano del Comité Asesor de Habitabilidad, previsto en el propio decreto de la consellería, en el que participan, además del colegio de arquitectos de Galicia y la consellería, promotores, la federación de municipios y el arquitecto Javier Rivas, nombrado a propuesta de la consellería. Rivas también forma parte del equipo de trabajo constituido en julio.

El colegio profesional está representado en este grupo encargado de revisar el decreto por el arquitecto José Ángel Hermo. Forman parte asimismo del equipo, además de Rivas, un asesor y varios técnicos de la Consellería de Vivenda. "Es un trabajo muy técnico", confirma una fuente que participa en las negociaciones.

Las reclamaciones del Colegio de Arquitectos están centradas en la necesidad de "facilitar la interpretación" de las Normas del Hábitat. En una junta general celebrada el pasado 4 de junio, a la que asistieron más de 400 colegiados, el colegio aprobó tras un intenso debate un comunicado en el que reclamaron a la Consellería de Vivenda que "mejore aspectos jurídicos y administrativos" del decreto. El acuerdo intentó resumir la opinión del organismo profesional, consistente en "aceptar" las normas, "pero manteniendo la elevada atención a cómo se desarrolla su ejecución". El colegio tratará por tanto de unificar los criterios de interpretación del decreto, pero también de introducir cambios normativos. Entre ellos, que se reserve a arquitectos superiores la potestad de informar licencias municipales, una tarea que el decreto de la Consellería de Vivenda extiende a los aparejadores.

Comité asesor

El grupo de trabajo revisará las Normas del Hábitat con independencia de la labor que lleve a cabo el Comité Asesor de Habitabilidad, que se constituyó el pasado 9 de mayo. Ese organismo será el encargado de emitir informes, dictámenes y pronunciamientos a requerimiento de la consellería.

La orden de creación de este organismo también establece que podrá emitir informes "sobre los criterios de interpretación de las Normas del Hábitat de Galicia", tanto por iniciativa propia como por requerimiento de los ayuntamientos gallegos. Su misión será asimismo la de "realizar un seguimiento de la correcta aplicación" del decreto.

Las Normas del Hábitat de Galicia elevan un 83% la superficie mínima de los pisos de nueva construcción, que pasa de 26 a 40 metros cuadrados. El decreto de la consellería incluye exigencias que afectan a las superficies mínimas, iluminación y asolamiento, el conjunto del edificio y los espacios comunes de la vivienda.

Un recurso sin resolver

Encauzadas las diferencias con el Colegio de Arquitectos, perviven las que la Consellería de Vivenda mantiene con los ayuntamientos. En concreto, con la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), que el pasado 23 de mayo presentó un recurso contra las Normas del Hábitat ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

El organismo que aglutina a los alcaldes gallegos ha liderado la contestación a las normas de habitabilidad, que considera "claramente lesivas para la autonomía municipal", como ha reiterado el presidente de la Fegamp, el alcalde socialista de Ames, Carlos Fernández. Pese a la presentación del recurso, el máximo responsable de la federación mantiene su disposición a "dialogar y seguir hablando" con la Consellería de Vivenda, ya que el trámite judicial "no es una negativa a poner opiniones encima de la mesa".

La comunicación entre federación municipios y consellería se produce en el ámbito del Comité Asesor de Habitabilidad, en el que participan ambas instituciones junto arquitectos y promotores inmobiliarios. La Fegamp espera que el recurso se resuelva este mismo año. La federación reclama que se declare la "nulidad radical" por defectos de forma y de 47 artículos por supuesta invasión de competencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de agosto de 2008

Más información