Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La quinta pica socialista

Noguera se convierte en la primera mujer dispuesta a dirigir el PSPV-PSOE

Cuando falta una semana para que se inicie el proceso de elección de delegados al 11 congreso nacional del PSPV, la parlamentaria Ana Noguera ha decidido hacer públicas sus aspiraciones a liderar el socialismo valenciano. Se trata de la primera mujer que se postula abiertamente para liderar la federación socialista valenciana, cargo al que hasta ahora sólo habían aspirado hombres, y que no teme presentar sus credenciales junto a las del portavoz adjunto del grupo parlamentario, Joaquim Puig; el alcalde de Alaquàs, Jorge Alarte; el presidente del partido en Valencia, José Luis Ábalos; y el responsable de la Fundación Jaime Vera, Francesc Romeu. Noguera se ha convertido en la quinta pica socialista. Y no es descartable que todavía pueda aparecer una sexta, tal y como ocurrió hace ahora ocho años en el congreso del PSPV celebrado en Alicante.

El ascenso de Pajín en el PSOE redujo el margen a Socialismo y Ciudadanía

¿Pero que ha impelido a Ana Noguera a dar un paso al frente? Las razones, según fuentes socialistas, hay que buscarlas en la pasividad de la plataforma Socialismo y Ciudadanía desde la celebración del congreso federal del PSOE el pasado mes de julio. Esta plataforma vinculada a la flamante secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, había ido aglutinando desde la dimisión de Joan Ignasi Pla como secretario general, en octubre del año pasado, a buena parte de la desorientada militancia socialista. Una militancia socialista deseosa de cambios con los que poder ganar al PP, y que no mostraba especial ilusión con los aspirantes que iban apareciendo en escena.

Alarte fue el primero en plantar su pica en la batalla por la secretaría general presentándose como la ruptura frente a un pasado domeñado por Joan Lerma, Ciprià Ciscar y Antoni Asunción, entre otros. El segundo en posicionarse fue Puig, que todavía hoy trata de quitarse de encima la etiqueta de continuismo con el pasado que le adjudican sus rivales. Sin embargo, la dicotomía planteada por Alarte entre cambio o continuidad se rompió pronto. Romeu decidió el pasado mes de marzo saltar a la arena, con la intención de romper la dualidad y presentarse como una tercera vía. Entre marzo y julio, los tres candidatos más madrugadores tuvieron que jugar a no equivocarse en el 37 congreso federal del PSOE. Sabedores de que Leire Pajín tendría un papel destacado, aunque sin precisar exactamente. Zapatero apostó situarla al frente de la secretaría de Organización del PSOE e, involuntariamente, redujo el margen de maniobra de la plataforma Socialismo y Ciudadanía que difícilmente puede estar tutelada por una persona que sea juez y parte en el proceso congresual del PSPV.

Ante la pasividad de la plataforma, cuyos principales dirigentes tienen previsto reunirse el 27 de agosto y el 1 de septiembre para decidir si presentan una candidatura nueva o apoyan alguna de las ya presentadas, Noguera ha decidido dar esta semana el paso adelante. "Antes de que los militantes y delegados tengan que elegir una candidatura de resignación", apunta una persona del entorno de la diputada.

En este contexto, la plataforma Socialismo y Ciudadanía se reunirá ya fragmentada, dado que parte de sus integrantes ha decidido no esperar más y apostar por Noguera.

La irrupción de la diputada y portavoz de Cultura en las Cortes Valencianas ha sido recibida con división de opiniones por el resto de aspirantes a la secretaría general del PSPV. Para unos, la entrada de Noguera complicará más la recogida de avales entre los delegados al congreso del PSPV, una vez sean elegidos en la primera quincena de septiembre. Para otros, la decisión de la diputada entra dentro de la libre concurrencia que permiten los procesos congresuales y que cuenta con cinco personas que han demostrado ambición por dirigir el socialismo valenciano.

A partir de ahí, cada aspirante se esfuerza por destacar sus puntos fuertes y las diferencias respecto a los adversarios, sabedores de que, al menos dos de ellos, no podrán formalizar la candidatura por falta de avales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de agosto de 2008