Reportaje:breakingviews.com

Por favor, permanezcan sentados

Los analistas mantienen el tono optimista, a veces en perjuicio del inversor

Investigación de analista: supuestamente las crisis hacen aflorar lo mejor de las personas. Por desgracia, la crisis crediticia no ha tenido esa consecuencia en la mayoría de los analistas bursátiles de Wall Street. Sus clasificaciones, la mayoría llenas de un radiante sol tipo Pollyana en lugar de útiles augurios de fatalidades, han servido de poco a los golpeados accionistas.

Cierto es que algunos analistas vieron cómo se fraguaba el problema y alertaron a sus clientes. Y en cualquier caso, los analistas son en parte responsables de no desencadenar estampidas. Las instituciones financieras se basan en la confianza. Una recomendación irresponsable puede sembrar el pánico y machacar un título. Pero una cosa es gritar "¡fuego!" en un cine abarrotado y otra enviar notas que explican por qué los inversores no deberían hacer caso del humo que ven.

Tomemos por caso la opinión de Wall Street sobre dos valores muy destacados estos días: Fannie Mae y Freddie Mac. Los dos gigantes hipotecarios tienen obligaciones por valor de 3,4 billones de euros, lo que significa que están endeudados aproximadamente en una proporción de cincuenta a uno. Los precios de las viviendas están cayendo y, lo que es peor, no se vislumbra el fin de esa tendencia debido al gran número de casas actualmente vacías. El Tesoro [Ministerio de Hacienda] estadounidense ha dicho en esencia que un posible rescate financiero perjudicará a los accionistas corrientes. Pero la mayoría de los analistas sigue calificando las acciones de ambas empresas con respaldo estatal con un "comprar" y los precios indicativos medios de sus acciones duplican con creces el actual valor del mercado.

Hay otros muchos ejemplos, como las recomendaciones de Wall Street sobre AIG, una de las aseguradoras con problemas. Sus acciones han perdido este año casi dos tercios de su valor. En mayo, la empresa ampliaba su capital en 13,5 millones de euros. Y ahora los analistas piensan que pronto deberá ampliarlo considerablemente más, debido a las pérdidas registradas en las permutas de impago de crédito -credit default swaps-. Pero incluso los analistas más sensatos adoptan posturas relativamente optimistas respecto a los problemas de la empresa. "Los negocios de AIG son tan complejos que la dirección tal vez ni siquiera conozca con exactitud cuáles son los riesgos máximos de la empresa y mucho menos las pérdidas", explicaba uno de los analistas de Goldman Sachs. Pero el mismo experto ha puesto un precio indicativo de 23 dólares por acción, lo cual da a entender que las acciones de AIG están bien valoradas. Otros analistas son más alcistas, de modo que el precio indicativo medio de las acciones ronda los 39 dólares.

Por supuesto, como decía el conocido jugador y entrenador de béisbol Yogi Berra (que dio nombre al famoso dibujo animado oso Yogi), "es difícil hacer predicciones, en especial sobre el futuro". Si algo hemos aprendido de sus repetidas opiniones absurdamente optimistas es que cualquier observador debería preguntarse a quién tienen verdaderamente en cuenta los analistas, si a los inversores o a las empresas a las que califican. -

Sede de la compañía hipotecaria Fannie Mae.
Sede de la compañía hipotecaria Fannie Mae.BLOOMBERG

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de agosto de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50