Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ROLAND BERGER | Presidente de Roland Berger Consultants

"España tiene problemas estructurales"

A sus 71 años, Roland Berger (Berlín, 1937), presidente de la consultora estratégica que lleva su nombre y asesor de políticos de la talla de Angela Merkel o Gerhard Schroeder, ha visto ya unas cuantas crisis económicas. Pero, a su juicio, la que atravesamos ahora es diferente al resto porque "el poder económico mundial está cambiando de manos". El presidente de Roland Berger Strategy Consultants, que factura 550 millones de euros con las 33 oficinas de que dispone en 23 países, piensa que en 2030 los estados de la OCDE, que actualmente tienen en sus manos casi el 60% del PIB mundial, pasarán a tener el 40%; en tanto que los emergentes acapararán el 60% de la riqueza internacional. China se convertirá en el mayor poder económico del globo, superando a Estados Unidos. Mientras esta situación llega, el deterioro económico se agudiza.

"El poder económico mundial está cambiando de manos"

"La fiesta económica ha durado demasiado. Es hora de tomar medidas"

"Dentro de 30 años China será el primer país del mundo, superando a EE UU"

"El Gobierno de Zapatero tiene que actuar porque la situación es dura"

Pregunta. ¿Cuánto cree que va a durar esta crisis?

Respuesta. Por lo menos hasta 2010 o 2011 porque se trata de una doble crisis. Por un lado, es una crisis cíclica tras muchos años de elevado crecimiento. Y ésta se ha visto reforzada por la crisis del sector financiero, por todos sus excesos y porque no ha tenido en cuenta el riesgo. De hecho, este sector todavía no ha reflejado su situación más crítica. Y, por otro lado, es una crisis estructural que se debe al cambio gradual del poder económico. El crecimiento ha pasado de los países europeos tradicionales, Estados Unidos y Japón, hacia los países emergentes que necesitan grandes utilizaciones de recursos y no ha habido capacidad suficiente para darles respuesta; por eso los precios de las materias primas han subido desbocadamente. Y ahora son países como China, India, Brasil y Rusia quienes tienen los recursos para ser invertidos en Occidente. Este cambio del poder llevará un tiempo de ajuste para poder salir de la crisis.

P. ¿Cuáles serán las economías más afectadas?

R. La economía americana es la más afectada y también la que está haciendo más rápido los deberes, tomando las medidas precisas para salir antes de la crisis. Estados Unidos ya ha demostrado en épocas anteriores que es capaz de superar las recesiones. En cuanto a la economía europea, realmente está protegida. Con 500 millones de personas, es un mercado muy grande que dispone, además, de los centros de conocimiento más importantes para pasar con éxito la crisis.

P. Pero dentro de Europa existen diferencias...

R. Sí. Algunos países están más afectados por la recesión que otros y les va a costar más salir de ella. Italia, España, Grecia e Irlanda están entre ellos.

P. ¿Por qué la situación española es más complicada y qué medidas se pueden tomar para corregirla?

R. Porque la economía española depende demasiado del sector inmobiliario y el declive de éste es mucho más pronunciado que en otros países. La construcción representa un 18% del PIB, mientras que en Alemania o Francia apenas supone el 4% o 5% y en Estados Unidos el 6%. El sector pesa mucho más que en el resto de los países y la recesión inmobiliaria hará que la economía sufra mucho más. Los precios de los inmuebles están cayendo por la falta de demanda y no se edifican nuevos. Como la construcción necesita mucha mano de obra, la carencia de demanda creará desempleo y éste una reducción del consumo. España está en una situación difícil porque tiene problemas estructurales. Depende demasiado de la energía y del déficit exterior que, en una recesión, tienen un impacto muy negativo sobre la economía. Este año, el crecimiento del PIB español estará en torno al 1,4%.

P. ¿Y qué se puede hacer?

R. Se deben poner en marcha programas de reestructuración profundos. De reducción de costes, cambios en los balances... Es insostenible que el coste de la mano de obra aumente entre un 3% y un 5% como en los últimos años mientras la productividad no crece. Hay que aumentar la productividad. Y no sólo con medidas puestas en marcha por las empresas; tiene que intervenir el Gobierno. Hacen falta grandes reformas en el mundo laboral, en la productividad y el empleo. Me gustaría ver en dos o tres años crecimientos cero en los costes laborales y un aumento de la productividad. Es vital para la economía española. Además, el Gobierno debe invertir para crear innovación y también infraestructuras. Éstas podrían solucionar en parte el excedente de mano de obra que está dejando el sector constructor. Y, en tercer lugar, se debe invertir más en educación, en el desarrollo de talento.

P. ¿Y cree que el Gobierno de Rodríguez Zapatero va en esa dirección o en la contraria?

R. El Gobierno está dividido. Tiene dos líneas de pensamiento. La que defiende Pedro Solbes, que se basa en seguir las dinámicas del mercado y ajustarse. Y la otra, la que sostiene el propio presidente, es la de introducir medidas sociales. La situación de España es dura, por eso me gustaría que ganasen los puntos de vista de Solbes. Tenemos que apretarnos el cinturón y tomar medidas estructurales.

P. Es pesimista...

R. Pesimista no, realista. La España corporativa lo ha hecho muy bien y está en una buena situación porque tiene empresas muy potentes, como Telefónica, Santander, BBVA, Repsol, Ferrovial, ACS, Acciona, Inditex, Mango, Iberdrola... con una importante presencia internacional y excelentemente gestionadas, que pueden sobrevivir a la crisis sin problemas. Soy un poco pesimista con la macroeconomía. Hay que actuar. Ha habido un largo periodo de tiempo de fiesta tropolunga; ha durado demasiado sin que se tomen medidas y eso crea algunos problemas al Gobierno. Hay que corregir el desvío, actuar. El Gobierno tiene que sentar las bases de actuación. España es capaz de superar la crisis, pero antes tiene que abandonar su complejo de inferioridad. Y acordarse de que en los últimos 30 años sus ejecutivos han estado superando retos y colocando al país entre los de mayor crecimiento mundial.

P. ¿Puede salir Europa reforzada de la crisis? ¿Cómo?

R. Sí si sus gobiernos invierten más en educación, reducen la burocracia y trabajan en aumentar la eficiencia, reduciendo los costes laborales para ser competitivos. Además, hace falta que Europa contribuya al desarrollo de los países emergentes que necesitan productos, innovación y estrategias, en lo que Europa es especialista. Así saldrá favorecida de la crisis, puesto que los países emergentes también tendrán un aumento de costes laborales con su crecimiento. Las empresas y los gobiernos deberían favorecer sectores como el de la biotecnología, el de sistemas de información y conocimiento, nuevas tecnologías..., actividades en las que Europa es puntera, para diferenciarse así de los países emergentes. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de agosto de 2008