Reportaje:PEKÍN 2008 | Juegos de la XXIX Olimpiada

Un luto a medias

El COI limitó las propuestas de solidaridad con las víctimas de Barajas

El Comité Olímpico Internacional (COI) no dio el visto bueno a tres de las cuatro peticiones con las que el Comité Olímpico Español (COE) solicitó homenajear a los fallecidos en el accidente de Barajas: autorizó un acto en la Villa Olímpica, pero no permitió que los deportistas españoles llevaran crespones negros; que se guardara un minuto de silencio en los partidos de los equipos españoles y que la bandera española se izara a media asta en la Villa Olímpica. En una carta recibida por Alejandro Blanco, presidente del COE, el COI argumentó que se podía incurrir en un "agravio comparativo" con las delegaciones de Zambia, Estados Unidos y Georgia, a las que se negaron solicitudes similares ante la muerte de su presidente; el asesinato de un turista estadounidense; y la invasión rusa de Georgia, respectivamente. Jacques Rogge, presidente del COI expresó su "pena por esta enorme tragedia" y envió sus condolencias al rey Juan Carlos.

"Con 204 países y territorios", explicó Giselle Davies, portavoz del COI, "hay ocasiones en los Juegos durante las que los atletas, compresiblemente, querrían hacer una demostración pública de respeto. El COI comprende esas necesidades, pero mantiene la posición de que las manifestaciones públicas no deben ser fomentadas en las instalaciones olímpicas (...)". Las gestiones del COE ante el COI y el Comité Organizador de los Juegos arrancaron el miércoles con un correo electrónico. Como la respuesta del COI no llegó hasta pasadas las 14.30 de ayer, cuatro deportistas españolas compitieron con lazos negros en sus camisetas: María Vasco, Beatriz Pascual, María José Poves y Ruth Beitia. Fernando Echávarri y Antón Paz también los llevaron cuando recibieron su oro en Tornado. Al vallista Quiñónez se lo arrancaron en la cámara de llamadas, la gimnasta Almudena Cid se lo tuvo que descoser de una manga y al decatleta David Gómez nadie le dijo nada: compitió por la noche con un lazo negro en el pecho.

Aunque el COI autorizó un acto de homenaje a los fallecidos en la Villa, el COE eligió guardar un minuto de silencio en la Casa de España. Al acto acudieron los duques de Palma; la ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera; el presidente honorífico del COI, Juan Antonio Samaranch; el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky; el presidente del COE, Alejandro Blanco; y el mexicano Mario Vázquez Raña, miembro del COI.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de agosto de 2008.

Lo más visto en...

Top 50