El petróleo baja a 110 dólares por la caída de la demanda

La OPEP cree que en 2009 el consumo crecerá al ritmo más bajo en siete años

Hace 10 años, el barril de petróleo costaba 10 dólares por barril. Ya entonces había voces que clamaban que ese precio era estratosférico y un desastre para la economía mundial: The Economist, la biblia del periodismo económico, llegó a vaticinar que el precio debía flexionar hasta los cinco dólares. Lo que sucedió fue exactamente lo contrario. Tras varios años de fenomenal escalada, el brent rozó el pasado julio los 150 dólares por barril, por encima de la cotización de la grave crisis de los setenta. Ese techo provocó la misma reacción apocalíptica por sus efectos sobre la economía global, pero la diferencia es que esta vez el mercado empieza a responder. El crudo bajó ayer hasta los 110 dólares después de que la OPEP -la organización que agrupa a los mayores productores- recortara el crecimiento de la demanda prevista para este año y para 2009.

Para la OPEP, la crisis conduce a una menor alza de la demanda de crudo
Los pronósticos apuntan a más caídas del precio por la fortaleza del dólar

La OPEP vaticina que la demanda crecerá el 1,17% este año a raíz de la debilidad de la economía mundial. El año próximo, el alza será de un magro 1,03%, el menor crecimiento desde 2002 ante el impacto de las turbulencias en las economías occidentales. La reacción de las cotizaciones fue inmediata: el brent se desplomó ayer tres dólares, hasta su nivel más bajo en cuatro meses.

Ni siquiera los tradicionales problemas geopolíticos detienen el descenso. "La tibia reacción del mercado a las recientes distorsiones de la oferta en el Cáucaso es una señal del cambio reciente en el sentimiento del mercado", aseguró el cartel petrolero.

El nuevo escenario de precios y demanda coincide también con el fortalecimiento del dólar con respecto al euro y otras divisas, fruto de la caída del PIB en Europa y Japón y de la desaceleración que se detecta en otros grandes bloques económicos. "La situación económica más debilitada conduce a una mayor desaceleración en la demanda de crudo", resumió la OPEP, cuyos análisis coinciden con los de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que hace unos días pronosticó también un muy ligero incremento de la demanda para 2009 ante el cambio de escenario económico en todo el mundo.

Los precios han iniciado una rápida caída, que puede ir a más. "Si la semana próxima los inventarios de Estados Unidos presentan un incremento de las existencias, veremos más retrocesos", explicó Simon Wardell, analista petrolero de Global Insight.

Hasta hace muy poco, las quinielas daban por hecho que el barril subiría hasta los 200 dólares: el comisario europeo de energía, Andris Pielbags, pronosticó esa cifra para 2011. Goldman Sachs y otros bancos pensaban lo mismo. Cualquier cosa es posible, pero las apuestas apuntan ahora hacia el lado contrario: el grupo bancario ruso Alfa Bank vaticinó ayer que la cotización caerá hasta los 90 dólares "en unas semanas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 15 de agosto de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50