Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alumnos de Milán estudiarán educación sexual desde primaria

El Consistorio lo justifica por el aumento de enfermedades venéreas entre jóvenes

Chicas y chicos de nueve años asistirán en Italia a clases de educación sexual. Se trata de una iniciativa del Ayuntamiento de la ciudad de Milán para prevenir el preocupante fenómeno de difusión de enfermedades venéreas entre los muy jóvenes, especialmente de gonorrea y de sífilis.

A partir de septiembre, una campaña de información basada en las nuevas tecnologías ayudará a los alumnos de los últimos años de la escuela primaria a llegar más preparados a la cita, cada vez más temprana, con su primera experiencia sexual. Este proyecto piloto podría extenderse al resto de Italia.

La voz de alarma la dio el hospital Fatebenefratelli de Milán: "La edad del primer encuentro sexual, en los últimos años, ha disminuido preocupantemente. La media está en los 14 años, pero son frecuentes también casos de chicos de 12 años y hasta de 11 que ya tuvieron experiencias", explica Luca Bernardo, director de pediatría y medicina de la adolescencia de este hospital. El dato está basado en el estudio de centenares de diagnosis de chicos muy jóvenes que en los últimos años han recurrido al hospital por patologías derivadas de su actividad sexual o para pedir la píldora del día después. "En 2000, la paciente de 12 años representaba una excepción; ahora es casi normal, y esto obliga a redefinir las campañas de educación sexual", explica.

Según el secretario de Salud, Gian Paolo Landi, católico, conservador y principal promotor de la iniciativa, "es necesario superar los tabúes y entender que cuando hablamos de sexualidad, hablamos de salud, y entonces, la religión es importante desde un punto de vista moral, pero no puede inhibir la seguridad sanitaria", explica. La estrategia se articula en tres directivas: por un lado, los maestros recibirán una formación específica. Paralelamente, se estudiarán sistemas interactivos para comunicarse con los jóvenes a través de las tecnologías que ellos mismos prefieren, Internet y teléfonos móviles. Por último, el Ayuntamiento quiere reclutar deportistas para la campaña Juega seguro, en la que el mensaje es una invitación a no demonizar el sexo, pero promover la seguridad.

Según el sexólogo Alberto Caputo, nueve años no es una edad prematura: "Un chico de esa edad sabe qué es un preservativo, pero el problema es que la desinformación de los jóvenes en países católicos como Italia o España implica una accesibilidad a las temáticas sexuales fuera de control", señala.

"En un mundo ideal", imagina Carla Motta, directora de la Asociación Nacional de Comités y Padres en la Escuela, "los niños de nueve años no deberían estar en contacto tan temprano con estos temas. Pero no vivimos en ese mundo, así que es mejor agarrar el toro por los cuernos y afrontar el tema".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de agosto de 2008