Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Días de diversión

Cañonazo en blanco y azul

La Semana Grande donostiarra arranca con la novedad del pañuelo festivo

"La fiesta ha comenzado. La participación es imprescindible y espero que el pañuelo blanco y azul aporte una nota de color. No va a operar milagros, pero está bien que tengamos un elemento identificativo de la fiesta". El alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, invitó ayer a divertirse a los ciudadanos con estas palabras, minutos después de que miles de personas acudiesen al cañonazo con el que arrancó la Semana Grande en los jardines de Alderdi Eder.

Varios jugadores de baloncesto del Bruesa; el entrenador del equipo, Pablo Laso; el presidente del club, Miguel Santos, y otros miembros de la Junta Directiva entonaron el tradicional Artillero, dale fuego. Alguno ya estaba entrenado, porque hace dos años también abrieron las fiestas. El motivo, el mismo que ahora: su ascenso a la liga ACB.

Elorza admite que "llevará un tiempo" extender el nuevo símbolo de la ciudad

La fiesta se celebra de sábado a sábado para ganar en participación

Jugadores y directivos no dudaron en colocarse el pañuelo txuri-urdin. Santos incluso bromeó con sus posibles usos. "Si sirve para protestar cuando los árbitros se equivocan, mandarnos 5.000", le dijo a Elorza. Ya en serio, manifestó su deseo de que las fiestas discurran "en paz y que la paz sea para siempre".

Parecido mensaje dejó sobre la mesa el primer edil. "Una semana de descompresión y divertimento es muy necesaria. Bastantes tensiones vivimos durante el año, de manera que nos merecemos ocho días festivos", sostuvo. Ocho jornadas que espera que discurran "con buen ambiente, con buen tiempo y sin incidentes".

Por primera vez, la Semana Grande donostiarra se desarrollará de sábado a sábado en lugar de domingo a domingo, una iniciativa que el Ayuntamiento mantendrá los próximos años. Pretende así animarla más, porque, sobre todo el segundo domingo, "siempre baja la intensidad de público en la calle, que tras siete días está cansado y pensando en ir a trabajar al día siguiente", justificó Elorza.

Y, junto con esta novedad, la del pañuelo. Ayer todavía se veían pocos desde el balcón consistorial, donde el alcalde disfrutó del cañonazo acompañado por un buen número de concejales. "Llevará un tiempo, pero seguramente dentro de dos o tres años lo del pañuelo funcionará, y no sólo en Semana Grande, sino durante otros eventos festivos y deportivos", apuntó el primer edil.

Tras el cañonazo empezó a desplegarse un programa que a lo largo de la semana salpicará la ciudad con un total de 264 actividades repartidas por 20 escenarios. A unos les gustará más y a otros menos, pero la oferta festiva combina música, deporte, folclore, actividades infantiles, teatro, cine, talleres y concursos varios, con el objetivo de que cada cual encuentre "un espectáculo de su gusto".

La música es uno de los grandes atractivos de la Semana Grande. De hecho, suma 115 actuaciones en el programa. Sagüés se reserva para las propuestas que se mueven entre el pop y el rock. En la otra punta de la ciudad, El Peine del Viento acogerá conciertos de pequeño formato que lo mismo se detendrán en el pop que en el jazz o la música house. El Paseo Nuevo acogerá las verbenas para los más jóvenes y la plaza Easo, las orquestas con las que podrán bailar los ya maduritos.

La plaza Easo se convertirá también en un espacio para el bertso de lunes a viernes, mientras que la plaza de la Trinidad albergará un buen número de actividades de deporte rural a lo largo de la semana. La comparsa de gigantes y cabezudos saldrá por primera vez todos los días. La plaza de Cataluña se convertirá cada noche en un improvisado cine y la de Guipúzcoa, en un teatro. Todo ello sin olvidar los clásicos, como las corridas de toros en Illumbe, los fuegos artificiales y las fiestas infantiles. Que cada cual busque lo que más le guste. Y el próximo domingo, de propina, sonarán por la ciudad 14 conciertos para promocionar San Sebastián como candidata a Capital Europea de la Cultura en 2016.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de agosto de 2008