Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT ve avances y CC OO pide concreción tras la reunión de siniestralidad

Una de cal y otra de arena. Mientras UGT vio ayer avances "positivos" en la actitud del Gobierno vasco tras la reunión de ayer sobre siniestralidad laboral, el otro sindicato que acudió a la convocatoria, CC OO, se mostró más frío, se negó a hablar de avances y dijo que hace falta "profundizar" y concretar en el próximo encuentro, el 23 septiembre. El Gobierno vasco se comprometió a tomar medidas adicionales para reducir el impacto de un drama que costó la vida a 101 trabajadores en 2007. La reunión, convocada a raíz del impacto mediático de los seis accidentes mortales de las últimas semanas, contó con la presencia de los representantes de ambas centrales, de Osalan, Confebask y del Ejecutivo.

El viceconsejero de Trabajo y Seguridad Social, Juan José Loroño, destacó como dato positivo el consenso entorno a las cifras de accidentes en lo que va de año (45 mortales, según el recuento de preinformes de Osalan). En el mismo periodo del año anterior hubo 51. "Aunque la siniestralidad sigue siendo dura, se ha reducido y hay coincidencia en ese criterio", apuntó Loroño. El viceconsejero rechazó las acusaciones de ELA y LAB, que achacan la siniestralidad a una falta de inspecciones y sanciones por parte del Gobierno: "Sancionamos el 97% de las actas de infracción levantadas por Inspección de Trabajo".

Durante el encuentro se analizaron uno por uno los accidentes ocurridos este año para encontrar las causas. El perfil del accidentado es el de un trabajador con experiencia, mayor de 45 años y con varios años de antigüedad. "No se puede hacer una valoración sesgada de la temporalidad y subcontratación como única causa", resaltó el viceconsejero, quien recordó en muchos de los casos no se cumplieron las medidas de seguridad adecuadas.

Desfibriladores

Entre las ideas que se barajaron está la de instalar desfibriladores en los centros de trabajo con cierto número de trabajadores, para reducir las muertes no traumáticas debidas a infartos.

Todos coincidieron en criticar duramente la ausencia de LAB y ELA, que se negaron a sentarse en la mesa, argumentando que era un simple lavado de cara por parte del Ejecutivo. "La responsabilidad no se le puede atribuir a un agente, estos sindicatos se amparan en ideologías que les sirven de pretexto no participar en el diálogo social. Así no se reducen las muertes", apunto Pilar Collantes, responsable de Salud Laboral de UGT.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de julio de 2008