Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSM quiere ganar peso

Gómez busca un equipo que acalle las críticas internas y recupere la iniciativa

"Otro color, otro Madrid". Un lema breve y descriptivo en letras rojas y grises. Una frase que forma parte de un plan: virar el rumbo del Partido Socialista de Madrid. Un logotipo como prólogo a un proyecto para ganar peso. Elevarse sobre las críticas internas y solidificar la posición de Tomás Gómez, su secretario general. Cuatro palabras impresas bajo un techadillo de estrellas que son el banderín publicitario del próximo congreso ordinario del partido (5, 6 y 7 de septiembre).

El alcalde de Parla, en principio, no tendrá opositor en el congreso

Gómez, sonrisa elástica, hiló en su presentación un discurso menos rígido de lo habitual y adelantó algunos de los nombres que compondrán su ejecutiva en caso de salir reelegido. Una lista configurada para dar más brillo a su formación. Entre esas caras nuevas, la de Enrique Guerrero, nuevo secretario de comunicación y estrategia, un área suprimida tras el pasado congreso de julio de 2007. Recuperarla no es casual. Las críticas más insistentes al dirigente le achacan "falta de discurso y de visibilidad".

Gómez, en principio, no tendrá opositor en el cónclave. Aunque algunas fuentes señalan que el ala simanquista de su formación, con la que mantiene un enfrentamiento, siguen "buscando un mirlo blanco para dar batalla". Algunos de los más significativos representantes de este grupo, hombres en su momento ligados al anterior secretario general, Rafael Simancas, son miembros de la actual ejecutiva, como Paco Pérez o Javier Gómez.

Sin embargo, su antiguo opositor en 2007, José Cepeda, apoyará, en principio, al actual máximo dirigente socialista. Gómez conserva el sostén de Ferraz y, en especial, del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. "Lo más difícil de moverle la silla a Tomás es ponerse enfrente de la Ejecutiva Federal", desliza una parlamentaria socialista.

Los nombres propios a agregar a la lista de Gómez para la ejecutiva -el lunes ya desveló los del concejal Pedro Zerolo, la ministra Beatriz Corredor y los alcaldes de Getafe y Villalba, Pedro Castro y Juan Pablo González, respectivamente- son los del senador y el alcalde de Alcorcón, Enrique Cascallana y Enrique Guerrero, respectivamente. Este último se hará cargo de la Secretaría de Comunicación y Estrategia. Además, creará una nueva área en el máximo órgano directivo del partido que se ocupe de "la ciudad de Madrid".

Bastantes voces críticas dentro de la formación aseguran que Gómez ha dilapidado en este último curso político toda la credibilidad que acumuló al ganar el pasado congreso extraordinario de julio de 2007 con más del 90% de los votos. Los nuevos nombres escogidos por Gómez, personas de "peso y presencia en la política nacional", según el propio dirigente, servirían para subsanar esos "errores de comunicación".

A esa tarea, a subsanarlos, se dedicará específicamente Enrique Guerrero, un hombre ligado al ex presidente Felipe González y después a Rodríguez Zapatero. Ahora es asesor ejecutivo del ministro Solbes. "Un intelectual", en palabras de Gómez. Un hombre "brillante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 2008