Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El perito judicial concluye que Gamarra se apropió de dos millones

El ex presidente de Anesvad niega la imputación en su segunda declaración

El perito designado por la juez del caso ha concluido que el ex presidente de Anesvad, José Luis Gamarra, se ha apropiado de más de dos millones de euros. El estudio realizado asegura que Gamarra, quien estuvo encarcelado ocho meses por estos hechos y desde octubre se encuentra en libertad tras pagar una fianza de 300.000 euros, utilizó cuentas de dos misiones humanitarias en Filipinas para el desvío de fondos en su beneficio. El perito apunta a esta vía como la principal, a la que añade otro desvío de dinero a través de las cuentas de Anesvad, que cifra en 300.000 euros, según fuentes judiciales.

El informe dice que desvío fondos de dos misiones humanitarias

La juez que investiga el caso de esta ONG, de cuyas diligencias se cumplen 16 meses, encargó un informe sobre las cuentas bancarias relacionadas con Gamarra a un funcionario de la Hacienda de Vizcaya, en concreto un inspector. Hasta ahora el juzgado se había basado para su instrucción en los informes de la Ertzaintza, que en marzo de 2006 comenzó la investigación que culminó con la detención de Gamarra un año después.

El informe del funcionario, entregado el pasado febrero según los medios consultados, ha analizado hasta 10 cuentas pertenecientes a la fundación Anesvad, el Consulado de Filipinas -a cuyo frente estuvo Gamarra hasta el pasado año- y la Leprosería de Culión y Misión de China, dos proyectos humanitarios que apadrinaba el ex presidente.

Tras estudiar los movimientos, el inspector sostiene que el mantenimiento de las cuentas de estas dos misiones tenía como fin el desvío de fondos. Agrega que Gamarra se apropiaba de la mayoría de las donaciones.

Aunque hasta ahora el juez había cifrado el presunto desvío de fondos en 4,6 millones, el informe entregado por el funcionario lo eleva a 5,6 millones. Explica que José Luis Gamarra restituyó 3,4 millones cuando se enteró de que la Hacienda foral empezó, en 2006, a investigar sus cuentas. En sus consideraciones, valora que los movimientos registrados en las 10 cuentas bancarias en los últimos nueve años no se corresponden con una administración de fondos ajenos, sino con una apropiación de dinero.

Sin embargo, el perito no tiene en cuenta en su dictamen un informe del Banco de España, una de las principales pruebas esgrimidas por la defensa de Gamarra. Este análisis, realizado en abril de 2007 y enviado a la juez, concluye que el ex presidente de Anesvad no desvió 3,4 millones (el grueso del dinero investigado) y que esa cantidad se encuentra en las cuentas de la ONG. El informe tampoco se refiere a otro escrito del Banco de Santander en Ginebra, que niega se hayan tocado los 900.000 euros de una cuenta procedente de una herencia.

En abril Gamarra prestó declaración en el juzgado por segunda vez desde su encarcelamiento e intentó probar que no se ha apropiado de ninguna cantidad. Aseguró, según fuentes judiciales, que los trasvases entre las cuentas que manejaba, y especialmente los de las misiones a la del Consulado, perseguían agilizar la llegada del dinero para su fin humanitario. Insistió en que los titulares de las cuentas de las misiones eran dos religiosos, y sobre las partidas en efectivo reintegradas que aparecen argumentó que la disposición en efectivo era una práctica habitual, tanto de él como de los religiosos, para las labores humanitarias.

El imputado testificó que Anesvad ha tenido auditorías externas anuales durante su gestión sin que se introdujera ningún reparo y achacó la denuncia del caso al intento de chantaje de un ex empleado, M.G.R. quien, como consta en una grabación intervenida por la Ertzaintza, exigió más de 220.000 euros a Gamarra para no desvelar las presuntas anomalías.

En su última declaración, el ex presidente de la entidad volvió a insistir que no se ha llevado dinero ni de Anesvad ni de las misiones que apadrinaba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de julio de 2008