Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los centros separados para inmigrantes no serán obligatorios, afirma Montilla

Cataluña tiene 133.000 alumnos extranjeros, el 12,5% del total

El presidente de la Generalitat, José Montilla, se manifestó ayer por primera vez sobre los centros separados para alumnos inmigrantes que lleguen con el curso empezado a Cataluña, una medida anunciada por el Departamento de Educación.

El presidente dijo que estos espacios tendrán una "función de acogida, limitada en el tiempo, variable en función de cada caso, y las familias son libres de utilizarlos o no".

"Buscamos la plena integración escolar y social del alumno", recalca el presidente

Montilla subrayó que "no existe la más mínima voluntad segregadora en esta iniciativa, ni esconde ninguna intención de querer cambiar el modelo de integración escolar". "Lo que hay", añadió, "es la voluntad de dotarlos de más recursos, de más instrumentos para lograr la finalidad que perseguimos: la plena integración escolar y social de los alumnos". En su opinión, "el fenómeno de la matrícula viva [alumnos que se incorporan a un centro con el curso ya empezado] durante todo el curso escolar puede representar, en algunos casos, una distorsión del proceso educativo de los centros".

El presidente respondió así a sendas preguntas de los grupos parlamentarios socialista y de Ciutadans, este último muy crítico con la medida por considerar que supone segregar a los alumnos.

Para enmarcar la cuestión, Montilla manifestó que en el curso escolar 2007-2008 fueron escolarizados en Cataluña un total de 133.000 alumnos de origen extranjero. Esto significa que el 12,5% de los alumnos de los centros educativos de Cataluña son inmigrantes.

A partir de septiembre, cuando comience el curso escolar, habrá cuatro de estos centros que funcionarán como experiencia piloto: uno en Vic (Osona) y tres en Reus (Baix Camp). Irán a ellos alumnos de entre 8 y 18 años, que estarán en los centros durante cuatro horas al día. La Generalitat ha bautizado estas intalaciones como "espacios de bienvenida educativa".

Iniciativa-Esquerra Unida, socio del Gobierno tripartito, ya había advertido de que sólo estaría de acuerdo con la medida si era voluntaria y temporal. En la misma línea se manifestó el Ministerio de Educación cuando recalcó que la permanencia en estos centros deberá ser voluntaria. De ahí que Montilla hiciera ayer esta aclaración.

El Departamento de Educación ya había hecho hincapié en que estos centros estarán al margen de la red educativa y en los que se pretende que acojan a inmigrantes durante periodos lo más cortos posible. Quedarían fuera de ellos los alumnos de menos de ocho años, ya que se considera que aprenden con rapidez.

En la documentación dada a conocer por el Departamento de Educación no se hace alusión a si la estancia en ellos será obligatoria o voluntaria. En el documento se habla de "derivar" a los inmigrantes y se señala que "el tiempo de estancia de niños y jóvenes será en función de sus necesidades y por decisión de los profesionales que elaboren el plan de trabajo individual".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de julio de 2008