Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... NÉSTOR CARBONELL

"Actúo en Batman gracias a lo que rezó mi madre"

En La Piazza, restaurante familiar en el corazón de Los Ángeles, es fácil ver a Luis Miguel. A Antonio Banderas le pilla cerca de casa y Penélope Cruz también pasa por ahí. Drew Barrymore o Nicolas Cage son habituales.

Pero Néstor Carbonell no es ninguno de ellos, y de eso se da cuenta rápido el curioso que se queda mirando a este actor de origen cubano nacido en Nueva York hace 40 años mientras le fotografían en su restaurante preferido. Aun así, le pide un autógrafo. "De lo que muchos no se dan cuenta es de que en este negocio a muy pocos les llega la fama de la noche a la mañana. Hay que trabajar y fajarse", afirma con llaneza.

El alcalde de Gotham tiene el miedo de todos los secundarios: quedar muy cortado

"Primero me morí nueve meses de hambre en Nueva York, antes de ser un muerto de hambre durante tres años en Los Ángeles", recita con humor mientras paladea su ensalada de atún y el éxito que se ha labrado desde 1991. Sigue sin ser George Clooney, pero la suerte le sonríe. En la serie Perdidos, su personaje Richard Alpert, que no iba a ser más que un secundario, parece gozar de vida eterna. Además, está esa otra serie que compagina, Cane. Y sobre todo su trabajo como alcalde de Gotham en The Dark Knight, la nueva entrega de Batman y uno de los estrenos más esperados del verano. "Pero no puedo contar nada de la película porque, si digo algo, me roban al hijo mayor".

Como todos los que participan en una megaproducción, tuvo que firmar un acuerdo de confidencialidad, lo que también le pasa en Perdidos, en la que sólo recibe las páginas que le toca filmar. Una de las diferencias con las grandes estrellas. Otra: a Carbonell le toca siempre ir "de entrevistas". "Es donde paso la mayor parte de mi carrera, entrevistándome para un papel", acepta contento. "Son muchos los que piensan que van a triunfar, y es que en este negocio no puedes ser realista. Como actor, tienes que ser idealista o no duras".

¿Que la vida está llena de audiciones? "Así te sabe mejor cuando te haces con el papel". ¿Y si se queda tu trabajo en nada cuando llega la hora del estreno? Su consejo para los que empiezan es que acepten papeles relacionados con la trama central de la película, no con una anécdota, y habrá menos posibilidades de corte. En The Dark Knight no sabe en qué habrá quedado su trabajo, pero está seguro de que sigue presente: "Me he visto en el tráiler". Participa en dos de las más importantes escenas, una de ellas con "tremendo discurso" y mano a mano con Gary Oldman, Aaron Eckhart y Heath Ledger. Aquí vuelve a mirar serio. "Si digo algo ahora, se llevan a mi otro hijo", afirma sobre su relación con el fallecido actor australiano que dejó en esta película su trabajo póstumo tras una sobredosis de barbitúricos.

Carbonell explica que no se metió a actor por la fama, ni el dinero o el sueño de gloria - "me picó el bicho"- mientras le deja claro al camarero que quiere una pepsi, nada de coca-cola: "Mi padre trabajó en la Pepsi, y siempre pienso que eso me pagó los estudios de arte dramático". Con éxito o en año de sequía, las esperas para un actor que no es estrella siguen siendo el pan nuestro de cada día. "Y para la espera no hay preparación que valga. Ahí no cabe más que fe, confianza y familia. Y muchas novenas. Mi madre hizo como 25.000 y ya estoy en Batman. Espero que no deje de rezar".

La Piazza. Los Ángeles

- Tuna alla Piastra (ensalada de lechuga con atún, patata, tomate, huevo y aceitunas)- Ensalada César con gambas- Pepsi light- CappuccinoTotal: 55,90 dólares (35,11 euros), incluido el 15% obligatorio de propina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 2008

Más información