Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del Bosque toma el testigo de Luis

La federación nombra al seleccionador que deberá dirigir a España hasta el Mundial de Suráfrica 2010

La junta directiva de la Federación Española de Fútbol nombró ayer a Vicente del Bosque para ocupar el cargo de seleccionador nacional. Fue en el transcurso de un acto formal, que selló definitivamente el acuerdo preexistente, al que habían llegado hace unos días el propio Del Bosque, el director técnico, Fernando Hierro, y el presidente de la federación, Ángel María Villar.

Tras la victoria en la Eurocopa, el técnico recibe un patrimonio atractivo y exigente

En el Real Madrid supo gestionar la opulencia y la escasez y aguantar la presión

El rito de la aprobación por parte de los 51 directivos representó el traspaso al nuevo entrenador de la herencia que deja Luis Aragonés. Para el sucesor se trata de un patrimonio a la vez atractivo y cargado de exigencias. Del Bosque no sólo recibe a la selección que ganó el trofeo más importante de su historia. También se hace cargo de un modelo de trabajo que, a pesar de llevar al éxito, sigue generando resistencias en el fútbol español.

Luis Aragonés propuso un estilo de juego y lideró un tránsito generacional que culminó en la cohesión de sus jugadores, dentro y fuera del campo. El técnico de Hortaleza cerró su ciclo al frente de la selección conquistando una Eurocopa, el mayor triunfo del equipo desde 1964. El trofeo, sin embargo, no suavizó sus difíciles relaciones con Villar y con Hierro. El ex seleccionador se manejó con dificultad fuera de su vestuario. En los pasillos, receló de los movimientos de Hierro, porque le buscaba sucesor y procuraba influirle, y nunca congenió con Villar, que durante todo este tiempo se caracterizó por su sentido político tanto como por su ambigüedad.

Del Bosque deberá hacer uso de su célebre tacto para recoger un testigo pesado. Por un lado, siente que debe buena parte de su nombramiento a Hierro, que, en su condición de responsable de la estrategia, está dispuesto a hacerle llegar ciertas sugerencias para que no repita algunas de las decisiones más relevantes de su predecesor. Por el otro, cree que debe alterar lo menos posible el plan trazado por Luis Aragonés. Esto incluye el asunto más escabroso de la herencia: la convocatoria de Raúl.

De entrada, Del Bosque deberá resolver un problema cuya complejidad está a la altura de su reputación. Si hay un entrenador capaz de hacer frente a las condiciones más extrañas es este hombre nacido en Salamanca hace 57 años. Se hace difícil medir la magnitud de su obra al frente del Madrid. Entre 1999 y 2003 supo gestionar la opulencia y la escasez, sobrellevó todo tipo de presiones externas y siempre logró imponer su criterio. Entre medias, superó crisis institucionales y deportivas. No faltaron en su vestuario las figuras problemáticas. Al contrario. Del Bosque resolvió todos los dilemas que le plantearon con inteligencia y sentido de la justicia. Fue capaz de no convertirse nunca en un foco de conflictos. Caso raro en el negocio del fútbol. Tan raro como su despido del Madrid, después de ganar dos Ligas y dos Copas de Europa. Los directivos nunca le valoraron. Los jugadores, sí. Precisamente Hierro, el capitán de aquél Madrid, el hombre que se enfrentó al club para defenderle, le devuelve a los banquillos.

El contrato federativo dispone que Del Bosque dirigirá a España hasta el 11 de julio de 2010, cuando concluya el Mundial de Suráfrica. Cobrará un sueldo similar al de su predecesor, unos 600.000 euros al año, más las primas por lograr la clasificación. El equipo de colaboradores de Del Bosque estará compuesto por los mismos técnicos que le acompañaron durante los cuatro años en que entrenó a la primera plantilla del Madrid. Toni Grande será el ayudante de campo, Javier Miñano, el encargado de la preparación física, y Paco Jiménez el ojeador.

La reunión de la junta directiva celebrada ayer no tuvo más incidencia que la desazón de un sector que ha visto con asombro cómo todos los cargos técnicos, desde la selección absoluta a las categorías inferiores, eran ocupados por ex madridistas. Además de proponer a Del Bosque y sus ayudantes, todos formados en el Madrid, Hierro dispuso la renovación de los entrenadores de las selecciones inferiores. Juanjo Maqueda, López Caro, Milla y Karanka, todos ex compañeros de Hierro en su paso por la Ciudad Deportiva, se repartirán el trabajo que hasta esta primavera realizaron Iñaki Sáez y Juan Santisteban.

Raúl espera la llamada

Desde que fue nombrado como director deportivo de la federación, en septiembre de 2007, Fernando Hierro formó parte del numeroso grupo de intermediarios que procuraron tender puentes entre la selección y Raúl. Si Hierro no consiguió colocar al capitán del Madrid en la Eurocopa fue sólo gracias al empeño de Luis Aragonés. Ahora le tocará a Del Bosque transitar por este camino. Hierro no ha cambiado de parecer. Si Raúl hace méritos en su club, el director deportivo intentará repescarle. Además de admirarle como jugador, Hierro es amigo de Raúl. El padrino de los hijos de Raúl es Hierro. Y Raúl quiere volver a capitanear a España.

Luis Aragonés estaba decidido a dar poder a un grupo de jóvenes y creía que la presencia de Raúl les impediría madurar. La conquista de la Eurocopa, y los propios jugadores, le dieron la razón. Suprimido el viejo caudillo, el equipo se consolidó. Casillas, Reina, Puyol y Torres asumieron más responsabilidades al tiempo que ayudaron a los recién llegados a establecerse. Iniesta, Villa y Cesc se sintieron más seguros sin la presencia opresiva de un capitán que, además de ser un mito, pertenecía a otra generación.

Si Del Bosque se adhiere a las intenciones de Hierro y convoca a Raúl pondrá en riesgo el equilibrio ecológico del vestuario. La mayoría de los actuales jugadores de la selección prefieren que Raúl no se les vuelva a unir.

Del Bosque hará su próxima convocatoria para enfrentar a Dinamarca el 20 de agosto. A partir del 6 de septiembre se iniciará el proceso de clasificación para el Mundial, cuando España se mida a Bosnia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 2008

Más información