Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Estrategias antiPhone

Los operadores y fabricantes hacen frente a la alianza Movistar-Apple

Samsung comenzó a comercializar esta semana en Asia y Europa su último modelo Omnia. Es un móvil con pantalla táctil que permite arrastrar, mover, achicar y agrandar las imágenes, como la del iPhone. Tiene también GPS y una cámara de 5 megapíxeles y grabación de vídeo (la del iPhone sólo tiene 2 y no graba vídeo). Si busca en los diarios de mayor tirada no encontrará, sin embargo, ni una sola línea sobre este terminal. Del iPhone, se han escrito miles de páginas y, además, sin que Apple, su fabricante, se haya gastado un euro en publicidad (de la que, por cierto, vivimos los periodistas).

Pero es que con el iPhone pasa como con los banqueros: los periodistas le hacen publicidad gratis. Así que el resto de marcas se esfuerza por ganarle la batalla comercial, una vez perdida la de marketing.

Vodafone y Orange dicen que sus tarifas son más ventajosas

Nokia vende 45 millones de terminales de gama alta al año

No sólo Samsung desafía al iPhone. Otros como la coreana HTC, con su Diamond, o Sony Ericsson, con el Experia X1, le plantan cara. Para Nokia, como líder indiscutible, Apple es sólo una ligera sombra. El fabricante finlandés vendió 437 millones de dispositivos en 2007, el 40% del total. Sólo de su alta gama (Eseries y Nseries), ha colocado 45 millones, frente a los seis millones de iPhone.

Pero es que además Nokia tiene en su mano un arma mucho más poderosa. Lidera Symbian, el sistema operativo con el que funcionan el 60% de los móviles y en el que están integrados los principales fabricantes y operadores. Las próximas versiones de Symbian tendrán soporte de pantallas táctiles, sensores de posición, movimiento, luz y otras muchas más facilidades que harán pupa al juguetito de Apple.

Los operadores también se rompen la cabeza para contrarrestar la marea del iPhone, que comercializa en exclusiva Movistar. En España, tanto Vodafone como Orange han dado pasos para no quedarse atrás.

Vodafone tiene varios planes de precios para captar a los clientes residenciales de gama o de negocios. La principal ventaja frente a la de los planes Movistar-iPhone es que sólo es necesario acogerse a un plan de consumo mínimo de llamadas, sin tarifa plana de datos.

Vodafone defiende que es mucho más ventajoso que los planes que hay que firmar con Movistar para tener un iPhone porque el compromiso de permanencia es menor (18 meses frente a 24) y el consumo mínimo es 25 euros los seis primeros meses, mientras que luego baja a 9 euros.

En esos contratos, la filial británica ofrece terminales de alta gama, como el HTC Touch Diamond, un Nokia N95 y LG Viewty KU 990. Y echa cuentas. En el escenario en que Movistar exige menor compromiso de gasto (875 euros en dos años), este gasto es 340 euros superior al que tiene para un cliente de Vodafone para disfrutar del N95, o 360 euros superior al que supone el HTC Diamond o los 480 euros del Viewty (incluyendo voz y navegación por Internet). Si sólo nos remitimos a 18 meses para equiparar compromisos de permanencia, el iPhone con el menor nivel de compromiso saldría por 731 euros, mientras que el HTC con Vodafone saldría por 515 euros. Es decir, un 40% más barato.

Orange también plantea batalla en varios frentes. La operadora francesa invertirá entre 80 y 100 millones de euros en España durante los próximos dos o tres años, en abrir 300 tiendas propias, las primeras de la marca que hasta ahora sólo funcionaba con franquicias.

Orange quiere aplicar la máxima de que si el cliente no viene hay que ir a buscarlo. Para eso se ha planteado cambiar completamente el canal de distribución. Además de la creación de una red de tiendas propias, cerrará o dejará de apoyar a los puntos de venta actuales que no cumplan sus objetivos, según su director de distribución en España, Óscar Vilda.

En materia de tarifas, la mejor baza de Orange es su Tarifa Plana Internet Everywhere Sin Límites, que permite navegar por una única cuota de 39 euros al mes hasta un límite de 5 Gb (superado, la calidad de red baja por defecto a 128 Kbps).

Y en cuestión de terminales, la estrategia es la contraria. Bic, el fabricante de bolígrafos, mecheros y cuchillas de afeitar desechables, se ha unido a Orange y el próximo 7 de agosto lanzará su BicPhone, un móvil sin complicaciones a 49 euros con el que se podrán hacer llamadas durante 60 minutos y que estará disponible en estancos, papelerías y grandes superficies comerciales.

Un terminal casi de usar y tirar con una batería cargada, un número de teléfono predefinido, una tarjeta SIM con 60 minutos y comunicación incluidas y diseño atractivo. El iPhone de los pobres.

-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 2008