Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Bolsa

El petróleo machaca a la Bolsa

El Ibex 35 pierde el 3,25% en la semana y cae el 25,02% en el año

Los problemas geopolíticos han acabado con los intentos de estabilización que los mercados de valores habían puesto en marcha al hacer subir con fuerza el precio del petróleo.

El Ibex 35 perdía el 3,03% en la sesión de cierre ante la brusca escalada del precio del crudo y cierra la semana con un descenso del 3,25%. En el conjunto del ejercicio, este índice acumula una caída del 25,02%.

A lo largo de la semana se vivió una apariencia de normalidad al descender el precio del barril de crudo por debajo de los 136 dólares, pero la situación creada por el lanzamiento de misiles de largo alcance por parte de Irán hacía saltar su precio por encima de los 147 dólares en la jornada del pasado viernes, provocando una situación muy cercana al pánico en los mercados de valores.

Los inversores "soltaron papel" como pudieron justo en unos momentos en los que la contrapartida era más escasa que nunca. La caída del Ibex 35 por debajo de los 11.400 puntos abría demasiadas incógnitas, sobre todo cuando apenas dos días antes el planteamiento era que la resistencia de los 12.000 puntos estaba "a tiro".

A lo largo de la semana la volatilidad había alcanzado cotas bastantes altas gracias a esas dudas sobre la capacidad de recuperación de muchos valores en un entorno en el que se acumulaban las dudas. La temporada de publicación de resultados empresariales ha comenzado, pero gestores e inversores miran ahora un poco más allá y quieren conocer unas previsiones de futuro que, en la espiral de inflación que ha creado el precio del petróleo, muchas sociedades no están en condiciones de ofrecer. El frenazo de la economía plantea demasiadas dudas sobre las perspectivas empresariales y, en sesiones tan revueltas como la del pasado viernes, ni siquiera aquellas sociedades que han anunciado que mantienen sus previsiones consiguieron salvarse de la corriente vendedora.

El crecimiento de la inflación "se come" las mejoras que algunas empresas introducen en sus dividendos, hasta el punto de que son muy pocas las que superan en más de dos puntos ese 5% que alcanzaba el IPC en junio. La rentabilidad real es mínima y justifica que ni siquiera las carteras basadas en el criterio del dividendo se hayan mantenido ajenas a las ventas de estos días.

Al malestar puntual creado por la última subida del petróleo hay que añadir la situación del sector financiero estadounidense, para el que se anunciaba una prórroga de los préstamos de emergencia hasta el próximo ejercicio. Ese anuncio creó bastante malestar en los mercados, al ser evidente que todavía hay entidades que mantienen sus problemas con un alto grado de opacidad y que se verán obligadas a hacerlos públicos en sucesivas presentaciones de resultados.

La media diaria de contratación en el Mercado Continuo descendió hasta los 4.963,81 millones de euros. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 2008