Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La evolución del PP

Basagoiti, nuevo líder del PP vasco, acusa al PNV de "engordar a ETA"

El sucesor de San Gil logra un apoyo del 82,3% e integra a casi todos los críticos

Por un momento pareció que María San Gil estuvo ayer en el Palacio Euskalduna de Bilbao, donde los compromisarios eligieron con el 82,3% de los votos a su sucesor al frente del nuevo PP vasco, Antonio Basagoiti. Fueron sólo unos pocos segundos: la imagen de la principal referente del PP en la derrota de ETA y en la defensa de las víctimas del terrorismo, según recordó ayer Marimar Blanco, apareció en la pantalla mientras el líder del partido, Mariano Rajoy, se dirigía a los 401 compromisarios. Pero fue una ilusión fugaz.

"Ha defendido nuestras posiciones. Le estamos y le estaremos eternamente agradecidos. Nos tiene a todos porque ésta es su casa". Aplausos y más aplausos. Fue la primera vez que el líder popular citaba a la díscola dirigente vasca desde que, a mediados de mayo, San Gil rompía la baraja, aseguraba que había perdido la confianza en un Rajoy que estaba cambiando el partido y anunciaba que dejaba la ponencia política y dimitía de sus cargos en Euskadi.

Pero enseguida pasó página, como ha hecho el PP vasco en este congreso. La imagen congelada de San Gil desapareció de la pantalla y Rajoy, sin solución de continuidad, se dirigió a Basagoiti mostrando su confianza en él y en el renovado proyecto del PP vasco. "A ti no te ha puesto ni la Coca-Cola, ni la Ford, ni la Ejecutiva del PP nacional", dijo para poner en valor el grado de consenso alcanzado entre los vizcaínos (de donde procede Basagoiti), los alaveses (que han colocado a Iñaki Oyarzabal como secretario general) y los guipuzcoanos (que logran la vicesecretaría general para su parlamentaria Arantza Quiroga). Basagoiti y el líder alavés, Alfonso Alonso, han realizado un claro esfuerzo de "integración" con los críticos al aceptar, aunque con un lenguaje más dulcificado, algunas de las enmiendas que fueron rechazadas en el cónclave del PP en Valencia.

En concreto, la que critica expresamente al PNV y EA por su falta de colaboración en la derrota del terrorismo de ETA. O la que define al PP vasco como una formación de "centro derecha", y no sólo de centro. El esfuerzo de integración también se ha producido en los órganos de dirección. Críticos como Santiago Abascal o el hasta ahora secretario general, Carmelo Barrio, logran entrar en la nueva cúpula.

Una ejecutiva ampliada en sus miembros natos, tras la reforma estatutaria aprobada en el plenario el viernes. Con esta fórmula sigue en la Ejecutiva María San Gil. Es decir, en virtud de su cargo como parlamentaria, al igual que la también crítica Regina Otaola, alcaldesa de Lizartza (Guipúzcoa), feudo del abertzalismo radical, y portavoz en Juntas Generales de Guipúzcoa. Cuando dejen esos cargos, saldrán de la Ejecutiva. Todo parece indicar que San Gil dejará su escaño en septiembre. "Ahora vamos a ver la estrategia a ver si es buena o no", destacó una expectante Otaola, que puso en valor la figura de Basagoiti, pero se mostró más crítica con "otras de las personas" de su ejecutiva.

Basagoiti ha colocado también a cinco mujeres en secretarías importantes, una de ellas la número tres, entre las que destaca una con proyección, Esther Martínez, concejal en Barakaldo y presidenta del 12º Congreso, a la que ayer agradeció públicamente su labor el nuevo líder.

Tras conocer los apoyos de los compromisarios, el nuevo jefe del PP en Euskadi no mostró ningún complejo en su discurso. Repartió candela tanto a los socialistas, de los que no se fía del todo, como a los peneuvistas que lidera Iñigo Urkullu. Denunció que el PNV "camina al paso de una ETA a la que está legitimando y fortaleciendo, a la que está engordando política y socialmente". Y al PSE de Patxi López, le pidió que "aclare su concepto de alternativa" y luego de "garantías" para ser fiable como compañero de viaje.

Con todo, salió del Palacio Euskalduna con la "mano tendida" para el "acuerdo" y el "entendimiento". Pero con muchas ganas de que su partido de "certezas" y "confianza" a una sociedad, la vasca, que ve "madura".

Además, dio las gracias a San Gil hasta en cuatro ocasiones: "Siempre estarás en mi pensamiento. Y lo digo de corazón, ella lo sabe". Pero Basagoiti mira ya al futuro, que para él es "sustituir" a un nacionalismo volcado en su "desafío" a la nación española con la consulta.

Las frases del congreso

Mariano Rajoy

"Quiero recordar a María San Gil. Ha sido la presidenta. Ha defendido nuestras posiciones. Le estamos eternamente agradecidos, y aquí, no tengo que decirlo, nos tiene a todos porque ésta es su casa".

Antonio Basagoiti

"Tenemos que defender nuestros valores. No hay que girar, no hay que dejarse abducir por el PNV. Pero tenemos que hacer más atractivos nuestros principios, darles mayor utilidad"

Regina Otaola

El viernes anunció que votaría en blanco sobre todo por el nombramiento de Iñaki Oyarzabal, que criticó a San Gil. Ayer dijo: "No hay un nuevo PP, sino una nueva estrategia. A ver si es buena o no"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 2008

Más información