Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves anuncia "años difíciles" al ser reelegido líder del PSOE por quinta vez

El socialista obtiene un apoyo del 97%, en un congreso sin chispa

El 11º Congreso del PSOE de Andalucía recompensó ayer con un apoyo abrumador a quien es su principal referente institucional y orgánico al elegirlo por quinta vez secretario general. Si no fuera porque hubo 18 votos en blanco -16 más que hace cuatro años- el lema del congreso "De más a más" se hubiera ajustado como un guante de látex al líder del PSOE, Manuel Chaves, que logró los votos del 97% de los delegados. "Todos juntos llevaremos al partido a un nueva victoria electoral", fueron sus primeras palabras en una breve intervención de agradecimiento por el enorme caudal de confianza que los socialistas han vuelto a otorgarle.

Chaves se ha convertido en alguien incuestionable en el PSOE, desde su primera elección en 1994 con el 64%, en un congreso en el que tuvo en contra al sector guerrista. Como secretario general, Chaves impuso como primera tarea a la nueva dirección política que se elegirá hoy la de dar respuesta a la "crisis económica". El líder del PSOE aparcó el lenguaje melifluo sobre la situación de la economía y pidió a los suyos que se arremangaran para "afrontar los años difíciles" que se avecinan. El Gobierno estima que a finales de 2009 podrá verse una cierta recuperación.

El secretario de Organización será el cordobés Rafael Velasco

El líder socialista desoyó las peticiones de la alcaldesa de Jerez

Pero junto con este reconocimiento de las dificultades, Chaves envió un mensaje de moderado optimismo de que Andalucía afrontar en mejor ocasión que en otras etapas la crisis y que "nadie parará el proceso de convergencia" con las regiones más desarrolladas.

En esta tarea, Chaves se mostró absolutamente convencido de que no contará con la ayuda del principal partido de la oposición, el PP, porque no cree ni en su voluntad de negociación ni en un cambio de estrategia a favor del consenso.

Chaves dice sentirse con fuerzas y ganas para sumar 18 años en el cargo, pero lo cierto es que al 11ª Congreso de los socialistas le falta la chispa de otros cónclaves. Internamente, no se mueve ni una hoja y en el terreno de los mensajes, las propuestas siguen la estela de lo ya conocido. Un secretario general explicaba así esta normalidad: "¿Pero la gente que se cree? Acabamos de elaborar un programa electoral y de ganar las elecciones por mayoría absoluta". Para seguir sumando otra victoria se ha convocado una conferencia política en el plazo de un año, donde se han comprometido a reamarse de proyectos y soluciones para taponar las brechas que detectan con las clases medias urbanas y en la zona del litoral.

Nada más resultar ser elegido secretario, Chaves se puso manos a la obra de conformar una nueva ejecutiva, cuya estructura se parecerá a la elegida por el líder federal, José Luis Rodríguez Zapatero. Así habrá una vicesecretaría -una decisión que Chaves tenía decidida antes del congreso federal-, y se crearán las secretaría de Ideas y de Inmigración. También un inmigrante se incorporará a la dirección. Al cierre de esta edición, para los dos primeros puestos se barajaban los nombres de las almerienses Pilar Navarro, diputada autonómica, y de María Dolores Muñoz, alcaldesa de Pulpí.

Manuel Chaves mantendrá intacto el núcleo duro de la ejecutiva regional, que dirigirá durante cuatro años más. Recupera, como adelantó este periódico hace más de una semana, la vicesecretaría general, un cargo que ocupará el actual secretario de Organización. De esta manera premia y recompensa a su mano derecha en el PSOE, Luis Pizarro, la persona que lleva el partido con espíritu de farmacéutico de guardia, disponible para los suyos 24 horas al día. Pizarro era el candidato elegido por el presidente andaluz para sustituirlo en la secretaría general, una opción que descartó al comprobar las dudas y la incertidumbre que provocaba su relevo.

El puesto de Pizarro en Organización recaerá en el cordobés Rafael Velasco, que se consolida como número tres del partido. Curtido en las tareas orgánicas por su experiencia al frente de la secretaría de las Juventudes Socialistas de Andalucía -donde según los veteranos del PSOE, se aprende lo mejor y lo peor del funcionamiento interno-, fue junto con la responsable federal de Organización, Leire Pajín, uno de los diputados más jóvenes del Congreso hace dos legislaturas. Tiene 35 años y lleva cuatro trabajando codo a codo con Pizarro, su guía en la ejecutiva. Velasco tiene otro buen padrino fuera de la dirección, el vicepresidente económico, José Antonio Griñán. Aunque dirigentes socialistas creyeron que Chaves optaría por una mujer, al final ha pesado mucho la opinión de Pizarro de que era mejor contar con alguien joven, pero con experiencia y sobre todo, con alguien de plena confianza.

A este núcleo duro se unirá el responsable de Política Institucional, un puesto en el que nadie dudó que recaerá en un socialista sevillano, dado el peso del PSOE de esta provincia. Al cierre de esta edición, se barajaba el nombre de la alcaldesa de Castilleja, Carmen Tovar, como número cuatro de la Ejecutiva. Se daba por segura la continuidad de Verónica Pérez. Ambas son secretarias de áreas en la actual dirección -la primera de Medio Ambiente y la segunda de Política Municipal- y apoyan al líder provincia, José Antonio Viera. El sevillano Miguel Ángel Vázquez era otro de los nombres seguros al frente de Comunicación y era dudosa la continuidad de Antonio Gutiérrez Limones, ya que además de alcalde de Alcalá es portavoz adjunto en el Senado.

La apuesta de Jaén era Felipe López, presidente de la Diputación y una de las personas con mayor proyección de futuro de la cantera de dirigentes de Gaspar Zarrías.

Como siempre, los mayores problemas los planteó la delegación de Málaga, que acude al congreso dividida en dos delegaciones. Los críticos liderados por Fernando Arcas pretendían entrar en la ejecutiva, algo a lo se oponía de plano la mayoría, que apostaba por la entrada de Marisa Bustinduy en la dirección. Bustinduy dejará la secretaría general del PSOE de Málaga el próximo fin de semana.

Chaves también tenía decidido dar entrada Irene García, la joven alcaldesa de Sanlúcar de Barrameda, y a la diputada gaditana Mamen Sánchez y no hizo caso a las peticiones de la alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, a la que algunos vieron con los ojos llorosos.

La agrupación de Huelva no introdujo nombres nuevos y repetirán, pero en distintos puestos, Petronila Guerrero, la primera mujer al frente de la presidencia del partido y Juan José Díaz Trillo. También quería que siguiera Cinta Castillo en una vocalía, pero su presencia despertaba más dudas ya que no es nada habitual que una consejera del Gobierno forme parte de las ejecutivas.

El congreso insta a fijar el 0,7% de cooperación

La pobreza y la desigualdad, orígenes del problema de la inmigración, han sido asuntos que han estado en el primer orden de los debates del 11º Congreso del PSOE de Andalucía, y ha permitido a la formación reivindicarse como un partido de izquierdas "de verdad". "La política social es la que marca las diferencias y la libertad, la igualdad y la solidaridad son valores esenciales para los socialistas", dijo ayer la alcaldesa de Lebrija, María José Fernández, ponente del documento sobre Bienestar. El cónclave ha instado a todos los ayuntamientos, diputaciones e instituciones donde gobierna el PSOE a hacer "un esfuerzo inmediato" para destinar el 0,7% de sus presupuestos a programas de cooperación y desarrollo en los países emisores de inmigrantes.

Además, el congreso socialista ha encomendado a la Junta que elabore una norma "para hacer extensivos los derechos políticos susceptibles de poderlo hacer a los extranjeros residentes en al comunidad autónoma". La medida, ya fue anunciada el viernes por el presidente de la Junta, Manuel Chaves, quien adelantó además que se incluirán inmigrantes en todos los órganos consultivos de la administración autonómica. El Congreso federal del PSOE celebrado hace una semana ya acordó impulsar las medidas precisas para que los inmigrantes puedan votar en las elecciones municipales. Lo que el PSOE de Andalucía pretende es que también puedan participar en las distintas fórmulas de consulta popular que el Estatuto de Autonomía faculta a convocar a las administraciones autonómicas y locales. El objetivo último para el PSOE es "que todas las personas que viven en Andalucía tengan absolutamente los mismos derechos".

Otro de los asuntos más debatidos en la comisión sobre Bienestar fue la situación de la Justicia, "claramente obsoleta en medios y procedimientos", y del congreso sale el compromiso socialista de impulsar sendos planes de mejora, uno sobre nueva planta judicial, y otro de calidad del servicio.

Desde la comisión de Economía, uno de los cuatro grupos de trabajo sectoriales del congreso, salió el compromiso de profundizar en las políticas sociales, con la garantía de que actuó de ponente el secretario General de Economía de la Junta, Antonio Ávila, quien garantizó que "no habrá ningún recorte" pese a la difícil situación económica, y que todos los compromisos electorales del PSOE encontrarán financiación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 2008

Más información