El jefe de la Guardia Urbana afirma que recibió un pelotazo de los Mossos

El Ayuntamiento se personará en la causa judicial "contra quien proceda"

Fue el propio jefe de la Guardia Urbana de Barcelona, Xavier Vilaró, quien ayer despejó las dudas sobre el origen de la grave lesión que sufrió el domingo 29 de junio en los altercados de plaza de Espanya tras la celebración de la Eurocopa: fue un pelotazo de goma de la carga de los Mossos d'Esquadra. Vilaró lo confirmó desde la UCI del hospital del Mar, donde sigue ingresado y evolucionando de forma favorable tras la intervención de extirpación del bazo a la que fue sometido el miércoles de la semana pasada. En la intervención sobrevino una complicación pulmonar que revistió un cuadro de gravedad que no empezó a remitir hasta el pasado martes, según informó ayer la concejal de Seguridad, Assumpta Escarp.

La edil compareció ayer junto con Joan Delort, secretario de Seguridad del Departamento de Interior, para dar explicaciones sobre lo ocurrido con Vilaró. "Se ha especulado mucho", argumentó Delort. Dichas especulaciones han tenido su origen en la falta de información, primero por parte del Ayuntamiento de Barcelona y, después, por el Departamento de Interior.

Delort dijo no tener más información que la que había confirmado Vilaró desde el hospital: "El domingo, tras los altercados se hicieron unas diligencias policiales y hoy se han hecho otras diligencias ampliatorias a raíz de las afirmaciones de Vilaró, aunque no tenemos bastante porque necesitamos saber más, para lo que tendremos que esperar a que se recupere el jefe de la Guardia Urbana". Pese a esas afirmaciones, Delort insistió en que no se investigaba nada. El secretario de Seguridad dijo que en la madrugada del domingo los jefes del operativo de los Mossos no supieron nada de lo ocurrido: "de hecho, hablaron antes de la carga y después con Vilaró". Aclaró que fue el propio jefe de la Guardia Urbana el que solicitó la intervención de los Mossos "al ver que la situación en la plaza de Espanya, con 3.000 personas y destrozos, se estaba complicando". Por tanto, era conocedor de que los Mossos se estaban agrupando para intervenir. ¿Estaba Vilaró en primera línea de fuego cuando se produjo la carga? Ni Delort ni Escarp supieron contestar a la pregunta.La concejal de Seguridad afirmó que el Ayuntamiento de Barcelona se personará en el procedimiento judicial, un proceso que en este caso puede ser doble. Por un lado, contra los detenidos por los incidentes y los daños sufridos en el mobiliario urbano. Los desperfectos, minusvalorados por el alcalde al día siguiente de los incidentes, tienen un coste de unos 190.000 euros. Y, por otra parte, por las lesiones sufridas por el jefe de la Guardia Urbana, por lo que el Ayuntamiento puede acabar pidiendo responsabilidades a la Generalitat. Preguntada por este extremo, la edil contestó: "Se actuará contra quien proceda".

Las explicaciones de los responsables de seguridad del Consistorio y Generalitat no gustaron en absoluto a la oposición del Consistorio. CiU reclamó una investigación "a fondo" de cómo fue posible que los Mossos alcanzaran a Vilaró y criticó la "ocultación" de los hechos por el equipo de Gobierno. El PP, por su parte, insiste en que la Generalitat y Ayuntamiento siguen sin aclarar nada. Esquerra fue por otros derroteros. No entró en la grave lesión sufrida por el jefe de la Guardia Urbana, sino que criticó que el Ayuntamiento restara importancia a unos incidentes que costarán 190.000 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 09 de julio de 2008.