Los defensores del ladrillo recuperan la alcaldía de Dénia con un tránsfuga socialista

Los defensores del ladrillo recuperaron ayer la alcaldía de Dénia, en Alicante. Gracias al apoyo de un tránsfuga socialista, la popular Ana Kringe recibió ayer la vara de mando entre gritos de "usurpadora", "mafiosos" y "especuladores". Kringe, que ni pudo acabar su discurso por los abucheos del público, había recibido minutos antes el apoyo del concejal socialista Juan Collado y de los ediles de tres partidos independientes, cuyos votos para aprobar la moción de censura que derroca al gobierno de coalición encabezado por la socialista Paqui Viciano.

De esta manera, vuelve al gobierno municipal el equipo que entre 1999 y 2003 planificó la construcción de 20.000 viviendas en la costa norte de Dénia. Un plan que abortó la socialista Viciano, que proponía la protección de cuatro millones de metros cuadrados en la localidad. Esta reserva estaba incluida en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana, cuya redacción no pudo concluir y que ahora está en manos del nuevo equipo de gobierno local.

El pleno fue muy tenso. El público abarrotó tanto el salón de plenos como la escalinata exterior del ayuntamiento, donde fue necesario colocar una pantalla de televisión. La mayoría de los asistentes eran partidarios de los socialistas valencianos y el Bloc e interrumpieron con sus gritos a los portavoces firmantes de la moción de censura.

Las iras del público, que en numerosas ocasiones mostró su temor por los intereses urbanísticos que escondería el nuevo gobierno, se concentraron en la nueva alcaldesa, contra la que clamaron "Kringe, el pueblo no te admite". Al tránsfuga le espetaron "Collado, traidor" y "Collado, Judas". Viciano dijo que el gobierno de Kringe quiere redactar un nuevo PGOU "basado en intereses particulares".

Aunque en clara minoría, también hubo partidarios de la moción de censura que aplaudieron las intervenciones de Kringe y de sus aliados. Destacó la presencia de conocidos promotores urbanísticos de Dénia. En juego está el futuro de una de las costas más emblemáticas del Mediterráneo.

Los partidos que arropan a Kringe incidieron en las presuntas irregularidades urbanísticas que habrían cometido PSPV y Bloc. Cansado de que el público le tildara de "especulador", el edil tránsfuga advirtió; "Quien ha especulado aquí ha sido Viciano, quien debería explicar sus relaciones con las empresas Realia y Conca", promotoras que han desarrollado planes parciales en Dénia. Collado aseguró haber recibido "amenazas telefónicas y por e-mail" y anunció que liderará una comisión anticorrupción urbanística.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de julio de 2008.

Lo más visto en...

Top 50