Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:DVD

El Godard más político

Cinco discos reúnen la aventura del grupo Dziga Vertov. Un compendio de la revolución cinematográfica de Mayo del 68

Ya el cine no es subversivo como solía. Indiana Jones va a Cannes a sacudir su látigo sobre malvados de caricatura y el Festival de Sundance, nacido como el refugio de un cine pequeño y comprometido, luce una alfombra roja con más glamour que la de los Oscar. El valor real del cine es el que impone el dinero. La taquilla es jefa y para ella se trabaja. De ahí que la sorprendente aparición de un pack con cinco discos que recogen la actividad cinematográfica del grupo Dziga Vertov, liderado por Jean-Luc Godard, traiga, aparte de su inmenso valor documental, un aire de nostalgia y tristeza por otros tiempos en los que los cineastas usaban sus cámaras como metralletas, el público era menos pasivo, y la sociedad y sus conflictos, un guión emocionante para realizadores y pensadores que sabían reconvertirlos en arte sin que perdieran su esencia.

Desde luego, buena parte de los discursos contenidos en las películas firmadas por el colectivo Dziga Vertov han quedado añejos y su ideología un poco desfasada, pero el pack y su libro, editados por Intermedio para conmemorar los 40 años del Mayo Francés, son compendio y testigo de una revolución cinematográfica que intentaba llamar a la agitación y sacudir conciencias con modorra para participar activamente en la política. Porque la diferencia básica es que estos pensadores veían el cine más como un medio de comunicación que como un vehículo de entretenimiento y lucro.

A mediados de los sesenta, Godard gozaba de una enorme reputación como fundador de la nouvelle vague, una nueva manera de ver y hacer cine. En 1965 había estrenado dos películas de gran interés: su reinvención absoluta del cine de anticipación con Alphaville y la fuga desquiciada de dos outsiders, en Pierrot el loco. Y en 1967, estrenó La Chinoise, que se centraba en las disertaciones de unos estudiantes franceses que profundizaban en las teorías de Mao y elucubraban sobre cómo cambiar el mundo con sus ideales. El filme no solamente era un claro anuncio de las revueltas del Mayo Francés sino también el heraldo del grupo Dziga Vertov y la fuga radical de Godard hacia un cine político. Las actividades del grupo, fundado por él y Jean-Pierre Gorin, van de 1968 a 1974, y se materializan en un puñado de películas experimentales imbuidas del espíritu maoísta y las ideas comunistas en boga aquellos días agitados. De hecho, el grupo toma el nombre del pionero innovador del cine Dziga Vertov, un polaco defensor del comunismo, y no de Eisenstein, considerado por ellos el hacedor de un arte burgués. Las películas realizadas en ese periodo, firmadas por el grupo y no por el autor, cabalgan entre el documental y la ficción disparatada, y son profundamente políticas y cuestionadoras del estado de las cosas. El nuevo pack en DVD incluye la totalidad de los filmes realizados por el grupo y aunque se echan en falta los materiales adicionales al uso, esta información es sustituida por un bien documentado libro. Los títulos son Un film comme les autres (1968), British Sounds (1970), Pravda (1970), Le vent d'est (1970), Vladimir et Rosa (1970) y Lotte in Italia (1971), One Parallel Movie (1972), Letter to Jane: An Investigation About a Still (1972), Ici et ailleurs (1976) y el spot publicitario Schick.

Jean-Luc Godard y el grupo Dziga Vertov (1968-1974) ha sido editado en un pack de cinco discos y un libro por Intermedio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de julio de 2008