Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Arboricidio municipal en Valencia

El PSPV denuncia la desaparición de 21.000 árboles en cuatro años

Delante del Ayuntamiento de Valencia hubo una palmera. No aguantó un verano. Se secó. Rápidamente fue sustituida por otra, verde y lozana. Su predecesora había sido trasplantada desde la Gran Vía de Germanías y el nuevo espacio era pequeño para sus raíces. Este podría ser el futuro de las 50 palmeras centenarias de una de las avenidas más emblemáticas de la ciudad, la del Antiguo Reino de Valencia, por causa de las obras de la línea T-2 del tranvía subterráneo. Así lo vaticinó ayer durante una rueda de prensa la concejal socialista Carmina del Río.

La piqueta valenciana se cebó primero con las palmeras de la plaza de Cánovas del Castillo, donde se retiraron ejemplares monumentales por las obras de un aparcamiento. Más tarde, la Gran Vía de Germanías, por las obras del metro. Ahora el palmeral de la Avenida del Reino de Valencia podría pasar a engrosar la lista de arboricidios que ostenta la ciudad, que en 2007 fue declarada Capital Europea del Árbol: 21.000 en tan solo cuatro años. Según el Anuario Estadístico del Ayuntamiento, esto supone la desaparición del 18% de los árboles de la ciudad por obras realizadas en la vía pública. Carmina Río se declaró "atónita" por el informe, que también señala la desaparición de 262 palmeras durante el mismo periodo de tiempo.

En Valencia han desaparecido 262 palmeras desde el año 2003

La Generalitat comenzó las obras sin tener los papeles necesarios

El Ayuntamiento de Valencia ha comenzado la pasada primavera los trabajos en la avenida del antiguo Reino de Valencia. Según los socialistas, la Generalitat empezó hace tres días los preparativos para trasplantar dos de las palmeras, sin haber remitido al Ayuntamiento el informe correspondiente. "Si no tenían papeles para comenzar, que no empiecen", sentenció del Río, quien exigió de la Generalitat un informe sobre los trabajos que ser van a realizar, el lugar al que las palmeras van a ser trasplantadas y la protección de las que queden. También exigió a la Administración autonómica que dé a conocer las especies que se trasladarán y si se encuentran amparadas por la Ley de Patrimonio Arbóreo firmada en 2006.

La ley impide el trasplante de ejemplares con más de 12 metros de altura sin la autorización expresa de la Consejería de Medio Ambiente. El palmeral de la avenida del Reino de Valencia, asegura el libro Singulares. Árboles y palmeras de la ciudad de Valencia, editado por el propio Ayuntamiento "es un conjunto único en la ciudad de Valencia tanto por el número -contiene casi 200 unidades- como por albergar alguno de los mejores y más altos ejemplares de la ciudad, como un individuo macho de 25 metros de altura".

La complicación del traslado de un árbol reside en la preparación del suelo y el cálculo del espacio necesario para las raíces. En el caso del palmeral del Reino de Valencia, las raíces podrían chocar si se trasplanta una hilera junto a la otra. Desde el Ayuntamiento se asegura que el traslado de los ejemplares se realizaría con las "máximas garantías". Del Río quiso recalcar durante su comparecencia que "las experiencias de todos nuestros trasplantes no han sido buenas". No sólo eso. Informes de los técnicos municipales desaconsejaron hace cinco años estas operaciones, ya que muchos de los ejemplares no se recuperan, algo en lo que coinciden especialistas del Jardín Botánico de Valencia.

Sin embargo, en los planes del Ayuntamiento y de la Consejería de Infraestructuras continúa la retirada de medio centenar de palmeras del margen derecho de la avenida, en el sentido hacia el río, entre la calle de Luis de Santángel y la Gran Vía, donde se emplazará la futura estación de suburbano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de julio de 2008