Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Touriño advierte a Quintana de que el control del AVE compete a los gobiernos

Los tres partidos negocian sin éxito una fórmula para fiscalizar a Fomento

Un día después de que el vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, se comprometiese por carta con el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, a integrar al PP en la comisión de seguimiento de las obras del AVE, el jefe del Ejecutivo gallego, Emilio Pérez Touriño, recordó ayer a su número dos que el control de las infraestructuras "corresponde a los Gobiernos".

BNG y PP coinciden en que la comisión bilateral vigile las inversiones del Estado

Preguntado por la negociación que los grupos parlamentarios mantienen en Galicia para pactar un órgano que fiscalice la llegada de la Alta Velocidad en 2013, Touriño agradeció "todo tipo de iniciativas" pero advirtió de que "en democracia la dirección política, la ejecución y el impulso de los compromisos adquiridos con los ciudadanos corresponden a los gobiernos". El mensaje del presidente tenía como destinatarios a PP y BNG, que la pasada semana pactaron en Madrid realizar un seguimiento a las infraestructuras competencia del Ministerio de Fomento desde la comisión bilateral Gobierno-Estado y que durante las últimas horas se han mostrado partidarios de integrar a los grupos parlamentarios en el citado organismo.

Quintana, que como responsable de Relacións Institucionais de la Xunta encabezaría, según ese modelo, las negociaciones con Madrid, no cambió ayer una coma de su discurso y volvió a pedir a la ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, "que esté a la altura y convoque la comisión bilateral", algo que consideró "necesario y urgente". El vicepresidente hizo además una llamada al consenso en Galicia "para superar cualquier criterio partidista y lograr una postura de país". No explicó, sin embargo, si el BNG está dispuesto a reeditar en el Pazo do Hórreo el acuerdo al que llegó con el PP en el Congreso de los Diputados la pasada semana.

Tampoco lo hizo su portavoz en la Cámara autónoma, Carlos Aymerich, al término de la reunión que mantuvieron sin acuerdo los representantes de los tres grupos parlamentarios, y en la que PP y BNG volvieron a escenificar su total coincidencia sobre la fórmula para agilizar la llegada de la alta velocidad. Pese a que numéricamente populares y nacionalistas podrían reeditar su acuerdo en el Parlamento gallego, Aymerich prefirió invocar -hasta en cuatro ocasiones- el consenso con el PSOE. Pero su portavoz parlamentario, Ismael Rego, rechazó sumarse al acuerdo y recordó que su formación es la única que ha registrado una iniciativa en la Cámara que, como defiende el presidente Touriño, otorga la responsabilidad sobre el control de las obras a la Consellería de Política Territorial y a Fomento.

El encuentro se cerró sin consenso, sin fecha para una nueva reunión de los grupos y con un diagnóstico claro que repitieron los representantes populares y nacionalistas: "El PSOE dificulta el consenso". Ambos partidos rechazaron la propuesta socialista por obviar los plazos del Eje Atlántico de la Alta Velocidad, que discurrirá entre Ferrol y Vigo. El portavoz del PP en la Cámara, Manuel Ruiz Rivas, intentó, esta vez sin éxito, buscar un nuevo punto de fricción en el bipartito al proponer una segunda comisión que supervise las obras del departamento de Política Territorial. Pero ésta fue descartada por el Bloque con el argumento de que ya existe un órgano de ese tipo en el Parlamento gallego que funciona con normalidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de julio de 2008