Nebrera y Fernández Díaz empiezan a repartirse los cargos en el PP

La diputada aspira a la presidencia del partido y a la del grupo parlamentario

Montserrat Nebrera apunta alto. Los primeros datos que se conocen de su pacto con el concejal barcelonés Alberto Fernández Díaz para presentar una candidatura unitaria a la dirección del PP catalán otorgan a la diputada un papel sumamente destacado. De ganar en el congreso regional de este fin de semana -juntos suman el 70% de los compromisarios-, Nebrera podrá ver cumplido el sueño que le prometió su mentor Josep Piqué. El ex presidente del PP catalán fichó a Nebrera como la gran esperanza de la derecha catalana por si un día Piqué tuviera que recuperar su carrera política en Madrid y dejarla al frente del grupo en el Parlament.

Más información
Daniel Sirera renuncia y allana el camino para que Sánchez-Camacho sea la presidenta del PPC

Las conversaciones entre Nebrera y Alberto Fernández siguen este guión. Nebrera sería la cabeza visible del PP en la Cámara y aspira además a ocupar otro alto cargo en el organigrama de la formación. Montserrat Nebrera admitió ayer que, si de ella dependiera, sería la futura presidenta del PP catalán, pero que podría conformarse con la vicepresidencia, un puesto de nueva creación que requeriría un cambio en los estatutos. Porque, en definitiva, Nebrera aspira a ser la próxima candidata a la presidencia de la Generalitat y, de acuerdo con los nuevos Estatutos aprobados en el congreso nacional de Valencia, sólo podrá serlo si, al tiempo, es la presidenta regional del PP. "Me gustaría ser la presidenta del PP, claró que sí", reconoció la diputada, quien advirtió de que cualquier pacto con Fernández Díaz debe basarse en condiciones de igualdad. "Tenemos que visualizar que es una candidatura de igual a igual con fusión de lo que cada uno representa", declaró.

Fuentes del sector de Nebrera señalaron ayer que las conversaciones van por buen camino y que hoy mismo se designarán las comisiones negociadoras que deberán ultimar una alianza con vistas al congreso. La entrevista que el actual presidente, Daniel Sirera, mantuvo ayer por la mañana con Fernández Díaz acabó, una vez más, en un rotundo fracaso.

Sirera, en conferencia de prensa, afeó a sus oponentes que su único objetivo sea el de "quítate tú para ponerme yo" y que en ninguno de sus encuentros se haya hablado del "proyecto" de futuro para el PP. Y directamente recordó a Fernández Díaz que "ya tuvo su oportunidad" al frente del partido, pues ocupó la presidencia durante seis años. "Y yo estuve a su lado para ayudarle", remachó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS