Reportaje:

El delirio toma las calles

El triunfo de España desborda pueblos y ciudades hasta la madrugada

El fútbol tiene algo mágico. Consigue que miles de aficionados del Valencia, el Villarreal, el Madrid o el Barça olviden rivalidades constantes y entonen un único cántico. Las familias valencianas celebraron ayer la típica comida de domingo con cierta ansiedad. La sobremesa fue más corta de lo habitual. Por la tarde noche un grupo de elegidos podría escribir una página importantísima en la historia del fútbol. Había que preparase a conciencia para ver a la roja.

Unos lo hicieron en sus casas. Pero muchos, en su mayoría adolescentes, se reunieron junto al campo de Mestalla y frente a una enorme pantalla que sería testigo de una victoria tan esperada como merecida. Allí empezó el alboroto. Con el pitido final explotó la euforia. Y se sucedieron los cánticos. Que si "yo soy español", que si "alemán el que no bote". O "España entera se va de borrachera".

Especial: ¡Campeones!

Si a las 22.30 no había ni un alma por las calles de Valencia, sólo unos minutos después se desató la locura. De Mestalla, los seguidores se desplazaron a la plaza del Ayuntamiento, lugar habitual para las celebraciones de los aficionados valencianistas, como ya ocurriera el día en que España consiguió el pase la final de la Eurocopa. Allí continuaron los cánticos y siguió corriendo la cerveza. Y algunos, desde sus coches, hicieron imposible conciliar el sueño a quienes se quedaron en sus casas. La misma imagen, las mismas canciones se repitieron en Alicante, Castellón y el resto de localidades de la Comunidad.

Antes del partido, las carreteras valencianas se colapsaron por el regreso masivo desde las segundas residencias para ver el partido. La salida en bloque causó importantes retenciones a primera hora de la tarde en la AP-7 por el sur, entre el peaje de Silla y Tavernes de la Valldigna. Y se complicó más cuanto más cerca de Valencia. Todos los accesos a Valencia presentaron retenciones desde las 18.00 horas por la gran afluencia de vehículos, que fue aumentando conforme se acercaba la hora del inicio del partido.

Cientos de aficionados se congregaron en Valencia en la plaza Luis Casanova, junto a Mestalla.
Cientos de aficionados se congregaron en Valencia en la plaza Luis Casanova, junto a Mestalla.JORDI VICENT

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 29 de junio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50