Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Andreu investigará la desaparición del etarra Pertur en 1976 en Francia

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha decidido investigar la desaparición forzosa del dirigente de ETA político-militar Eduardo Moreno Bergaretxe, Pertur, que fue visto por última vez el 23 de julio de 1976 en la localidad francesa de San Juan de Luz en compañía de los también miembros de ETA Miguel Ángel Apalategi, Apala y Francisco Mujika, Pakito.

El magistrado ha admitido a trámite la querella presentada por la familia del desaparecido, por entender que puede tratarse de un delito de terrorismo que no ha prescrito, a pesar de haber transcurrido ya casi 32 años. Andreu argumenta que de acuerdo con las Naciones Unidas, las desapariciones forzosas deben ser consideradas como delitos permanentes mientras sus autores continúen ocultando el paradero del desaparecido y no se hayan esclarecido los hechos. Por ello, "el periodo de prescripción ni siquiera ha comenzado a computarse", dice el auto.

El juez ha pedido a la policía y a la Guardia Civil que le informen de los datos que tengan sobre la desaparición de Pertur y que averigüen el paradero de los etarras Apala y Pakito, los últimos que le vieron con vida; de Eugenio Etxebeste, Antxon, y Simón Loiola, Mendi, que ordenaron su arresto meses antes; y de Eleuterio Jauregi, Trotski, para llamarles a declarar.

El magistrado ha ordenado una comisión rogatoria a Francia para que la Justicia francesa remita testimonio íntegro de las pesquisas que se realizaron allí a finales de los años setenta para averiguar las circunstancias de la desaparición del etarra.

También ha dirigido otra comisión rogatoria a Italia para que se autentifiquen dos documentos que figuraban como anexos de la querella y que consisten en las declaraciones judiciales de dos neofascistas italianos. Uno de ellos, Angelo Izzo, declaraba en 1984 que Pier Luigi Concutelli le había contado que una vez "habían golpeado con el coche a uno de ETA que iba en moto, haciéndole caer al suelo, y que luego lo cogieron, lo narcotizaron y lo llevaron a España, haciendo desaparecer la moto". Un documental sostiene que podría tratarse de Pertur, pero éste no tenía moto, ni sabía conducirlas. Todo parece indicar que ese episodio se refiere al etarra José María Larretxea, fallecido en Cuba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de junio de 2008