Los ediles de IU y del PP arrebatan la alcaldía de Bollullos al PSOE

La coalición expulsa a los concejales que desoyeron las directrices del partido

El pleno extraordinario que aprobó ayer en Bollullos par del Condado (Huelva) la moción de censura que desbancó de la alcaldía al socialista Carlos Sánchez estuvo marcado por el rencor y por los reproches. Francisco Díaz Ojeda, dirigente de IU, es desde ayer nuevo alcalde y concejal de Hacienda y Urbanismo de este municipio de unos 13.000 habitantes.

La moción de censura fue posible gracias a los votos de los cinco ediles de IU, que desoyeron las directrices de su dirección, y de los cuatro concejales del PP. El coordinador regional de IU, Diego Valderas, natural de Bollullos, la rechazó reiteradamente. De hecho a esos cinco ediles de IU les han abierto expediente de expulsión. Díaz Ojeda afirmó que recurrirá. Carlos Sánchez gobernaba en minoría con siete concejales.

Francisco Díaz Ojeda justificó la iniciativa ante el bloqueo económico y la parálisis que atraviesa el municipio y ante la imposibilidad de diálogo con el PSOE. "Tenemos que recuperar la confianza de los proveedores locales a quienes se les adeuda más de seis millones de euros, los presupuestos llevan cuatro años congelados y hay proyectos paralizados, como el teatro y la piscina municipal", argumentó el nuevo alcalde.

La votación fue seguida con serenidad por medio centenar de vecinos en el interior del salón plenario -no cabían más- y el resto, unas 200 personas, escucharon los discursos fuera, a las puertas del Ayuntamiento. No hubo crispación. Sólo se escucharon palabras de ánimo de los vecinos al ex alcalde, por un lado y, aplausos tras la proclamación del nuevo regidor, por otro. Todo en un ambiente muy respetuoso, contrariamente a lo vivido en Gibraleón en 2005 durante la celebración de la moción de censura contra el popular José Ramón Gómez Cueli (PP). Entonces un grupo de vecinos trató de impedir que se celebrara la iniciativa y se vivieron momentos de enorme tensión.

El debate fijó el foco de atención en el pasado político del Ayuntamiento. Prácticamente los mismos dirigentes políticos que ayer se reprochaban su incapacidad para la gestión municipal han protagonizado varias mociones de censura unos contra otros.

Es la segunda vez que Carlos Sánchez atraviesa una situación similar. En 2001, un acuerdo entre IU (grupo en el que figuraba Francisco Díaz) y PA lo desbancó de la alcaldía, aunque la recuperó en 2003. "Nosotros respetamos las reglas cuando ustedes nos pusieron una moción de censura, pero ahora no respetan nada. Les felicito porque han logrado lo que querían a costa de lo que fuera, dando la espalda al pueblo", afirmó Carlos Sánchez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Francisco Díaz recordó al ex alcalde socialista, que en 1999 su partido alcanzó un acuerdo a tres bandas con PP y PA, que desalojó de la alcaldía al izquierdista Francisco Javier Camacho, a pesar de que su formación tenía entonces mayoría. "Se acabaron los abusos, los desprecios, las amenazas, el saltarse las reglas de la democracia, el ocultismo y la mentiras", le recriminó Díaz Ojeda.

El portavoz popular, Francisco Martín Carrellán, cuyo partido ha sido socio de gobierno del PSOE, atizó con estas palabras: "Seguro que hay vida después del PSOE. Francisco Díaz es un alcalde tan democrático como Carlos Sánchez". El ex alcalde replicó: "La obligación de un alcalde es trabajar por su pueblo, no la de generar el rencor ni el odio. Intentan justificar lo injustificable".

IVÁN BOZA

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS