Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los ex

A los presidentes entrantes deberían hacerles un cursillo preparatorio para el que será por fuerza su papel más ingrato, el de ex presidentes. Tiene que haber algún tipo de entrenamiento, una especie de Educación para la Ciudadanía, dado que a la vista está que lo que más les cuesta a algunos ex presidentes es volver a la condición de ciudadanos rasos. Felipe González componía la que es ya una metáfora popular: el ex presidente es un jarrón chino que nadie sabe dónde colocar. Difiero. El problema, visto lo visto, no depende tanto de la capacidad de los demás en materia decorativa como de la elegancia del interesado. En estos momentos sobrevuelan nuestras cabezas dos flamantes ex: Tony Blair y Bill Clinton. Comparten aficiones: los dos sobrevuelan el planeta en jet privado (cortesía de multimillonarios) y ambos figuran en el ranking de mejor pagados por soltar pomposas vacuidades a públicos que creen estar viviendo un momento histórico. Ellos, los ex, sí que están viviendo un momento histórico; nunca como ahora la ex presidencia ha sido una actividad tan boyante. El enfado de Clinton con el artículo que Vanity Fair ha publicado sobre su persona viene de algo que ya es sabido: los millonarios que financian su fundación benéfica (algunos relacionados con regímenes políticos no recomendables) no son la mejor compañía para alguien que continúa siendo autoridad del Estado. Nosotros, a pesar de tener menos experiencia, hacemos humildemente lo que podemos: ahí tenemos en el ¡Hola! al ex presidente Aznar luciendo palmito en la boda del inefable Flavio Briatore. Como decían en el No-Do, "tras el enlace", nuestro ex tomó el inevitable jet privado (préstamo, dicen, de un empresario guatemalteco) y se personó en el congreso del PP a ejercer la consabida autoridad moral. Llegó tarde. En toda la extensión de la palabra.

Sobre la firma

Es escritora y guionista. Trabajó en RNE toda la década de los 80. Ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por 'Los Trapos Sucios' y el Biblioteca Breve por 'Una palabra tuya'. Otras novelas suyas son: 'Lo que me queda por vivir' y 'A corazón abierto'. Colabora en EL PAÍS y la Cadena SER. Es presidenta del Patronato de la BNE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción