Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Internet

La Red se abre a los dominios .amor y .yo

Una asociación gallega promueve la terminación .gal

La monotonía de los .com o .org tiene los días contados. Las direcciones de las páginas web serán mucho más imaginativas a partir de 2009. La Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (ICANN), organismo internacional que se encarga de autorizar y gestionar los dominios de Internet, estudia aceptar el próximo año dominios personalizados con casi cualquier palabra. Terminaciones como .amor o .yo podrán empezar a ser habituales.

Actualmente los dominios de las direcciones web sólo pueden ser de dos tipos: los genéricos (.com, .org, .gov o .net) y los indicativos geográficos o regionales, como .es, .eu o .uk. Pero la ICANN ha decidido, en el transcurso de la reunión que mantiene esta semana en París, permitir una gama de dominios prácticamente infinita.

La medida se adopta con el fin de aumentar el número de direcciones disponibles, ya que la mayor parte de los dominios existentes tienen copadas casi todas las palabras claves. De hecho, las direcciones se han convertido en un negocio muy rentable. El récord del .es lo tiene www.auto.es, por el que se han pagado 110.000 euros. Una cantidad menor si se tiene en cuenta que www.games.com costó 7,3 millones de euros.

No obstante, que nadie se haga ilusiones de que podrá crear un dominio, por ejemplo, con su nombre, como ocurre con las direcciones web , mucho más fáciles de tramitar y mantener. La tramitación ante la ICANN de un dominio entero es mucho más costosa y, en caso de aprobarse, los gastos de administración ascienden a miles de euros.

Carlos Blanco, gran experto en dominios, opina que la medida no será efectiva. "Es un experimento que no va a funcionar. Ya hay un .travel, por ejemplo, y nadie registra direcciones en ese dominio".

Y es que el éxito de los dominios depende en último término de que los usuarios decidan registrar en ellos sus direcciones. El .es tiene un millón.

Antes de que llegue esa liberalización, Galicia podría contar con su propio dominio, como ya ocurre con Cataluña y el .cat. La asociación PuntoGal, integrada por varias instituciones gallegas, entre ellas la Real Academia Gallega, está tramitando ante la ICANN en París el .gal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de junio de 2008